domingo, 22 de marzo de 2015

LOS INICIOS DE LA TRACCIÓN ELÉCTRICA EN EL TRENET DE VALENCIA: UNA GAMBERRADA AFORTUNADA

Tranvía de la serie 100 de la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia. Hermanos suyos inauguraron las primeras electrificaciones del "trenet". Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

En la última entrada en este blog, dedicada a los inicios de la tracción eléctrica en el "trenet" de Valencia, se indicaba que una de las mayores dudas al respecto estribaba en la teórica falta del material motor necesario para la puesta en servicio. Al parecer, la construcción de los dos primeros grandes automotores encargados en 1917 a la firma aragonesa Carde y Escoriaza se vio retrasada por la Primera Guerra Mundial (la prensa local informaba del hundimiento de un barco norteamericano con catorce motores abordo), mientras que los tranvías construidos para Odesa no llegaron a la capital del Turia hasta 1920. Entonces, ¿que vehículos fueron los primeros en circular bajo catenaria en el "trenet"?

Afortunadamente, un lamentable hecho vandálico, el apedreamiento de un tren por parte de algún gamberro, se convierte en una inesperada fuente de luz para los historiadores. En efecto, entre la documentación que conserva el área de Patrimonio de los Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana se encuentran diversos partes de incidencias, entre las que destaca una que tuvo lugar el 11 de octubre de 1918. El citado informe señala que:
Parte del incidente que tuvo lugar el 11 de octubre de 1918. Archivo Histórico de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana

El conductor del auto 114, Julio García, en su hoja de ruta tren 1.150 de ayer me dice así:

Entre las estaciones de Almácera y Meliana arrojaron piedras al tren, habiendo roto un cristal del motor Nº 114. El valor del cristal es de 6,32 pesetas. Lo que elevo al superior conocimiento de Vd. para los efectos consiguientes.   

Es decir, del documento se desprende que existía un coche motor ("auto" según el documento), con el Nº 114. Esta matrícula hace sospechar que, ante el retraso en la construcción del material contratado a Carde y Escoriaza, la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia había optado por adaptar al servicio ferroviario algunos de sus tranvías más modernos del momento, en concreto, los de la serie 100. Estas sospechas se corroboran en un documento similar, también conservado por el servicio de Patrimonio de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, respecto a una incidencia que tuvo lugar el 22 de septiembre de 1918 en la línea del Grao. Este informe señala que:
Parte de incidencia del coche 114 del 23 de septiembre de 1918. Archivo Histórico de los Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana

El conductor del auto 114, Miguel Navarro, en su hoja de marcha tren Nº 1.154 de ayer, me dice así:

En el tren 1.154, a la salida de la estación del Grao, se ha roto un muelle de suspensión del motor 114, que ha sido sustituido por el motor 124 en la estación de La Cadena. Al tener noticia de lo ocurrido me presenté en La Cadena con el auto de piloto Nº 124, cambiándolo por el 114 que quedó en dicha estación de La Cadena, hasta terminar el servicio, que lo trasladé a la cochera en donde hoy, día de la fecha, he mandado los operarios necesarios, procediendo seguidamente al cambio del muelle roto.  
Esquema de la modificación de los aparatos de choque y tracción de los tranvías de la serie 100 para poder arrastrar el material remolcado del "trenet". Archivo Histórico de los Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana

De éstos y otros documentos se desprende que, en los primeros años y a falta de automotores verdaderamente ferroviarios, se emplearon en el "trenet" los tranvías urbanos de la serie 100, al menos los coches 110 a 114, 124, 128 y 129. Para ello tuvieron que ser modificados en sus equipos de toma de corriente (sustitución del tradicional trole por liras), así como sus topes y enganches, tal y como se aprecia en el plano adjunto. Es de suponer que, a medida que el "trenet" recibió los automotores contratados en Zaragoza, así como los coches construidos para Odesa, los tranvías de la serie 100 retornaron al servicio urbano. Una vez más, agradecemos a Virginia García Ortells y Enrique Andrés Gramage su inestimable colaboración a la hora de documentar esta nueva entrada.
Automotor construido por Carde y Escoriaza circulando en las proximidades de la estación de La Cadena. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada