martes, 17 de marzo de 2015

LOS INICIOS DE LA TRACCIÓN ELÉCTRICA EN EL TRENET DE VALENCIA: LA PRIMERA ELECTRIFICACIÓN

La del Grao fue la primera línea del "trenet" electrificada. Estación de Carrasca. año 1982. Fotografía de Juanjo Olaizola

Uno de los aspectos menos conocidos en la historia del "trenet" valenciano es el relativo a los inicios de la explotación con tracción eléctrica. De hecho, no conozco publicación en la que se señale una fecha precisa de inauguración del nuevo servicio y, aunque en la mayoría de las obras que han tratado el tema se indica que tuvo lugar en 1917, sin precisar el día exacto, en otras, ésta se retrasa varios años ante la sospecha que, en fecha tan temprana, la empresa concesionaria no podía disponer del material motor necesario. En realidad, esta sospecha está más que fundada, ya que el pedido de los dos primeros automotores del tipo conocido como "bujía" no se cursó a la firma aragonesa Carde y Escoriaza hasta el mismo año 1917, mientras que los tranvías construidos en Bélgica para Odessa no llegaron a la capital del Turia hasta 1920. 

En el archivo histórico de los Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana existe constancia documental de que ya en 1914 la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia se interesó por la electrificación de sus trenes de vía métrica. De hecho, el 3 de febrero de dicho año su ingeniero director suscribía una Memoria en la que solicitaba al gobierno la autorización oportuna para la electrificación integral de la línea de Pont de Fusta al Grao y la parcial de la de Rafelbunyol, en concreto en la sección desde la terminal valenciana hasta la estación de Almassera. En el proyecto presentado, la empresa abogaba por una explotación mixta, con tracción eléctrica en los trenes de viajeros, mientras que en los de mercancías se mantendría el vapor.

La tramitación de las oportunas autorizaciones no debió ser sencilla, ya que el proyecto no fue aprobado hasta el 6 de julio de 1915. Es de suponer que, de inmediato, se iniciarían las obras para el izado de postes, montaje de línea aérea, construcción de subestaciones, etc. Sin embargo, el momento no era el más oportuno ya que, desde que se redactó el proyecto, hasta su definitiva aprobación, había estallado la Primera Guerra Mundial, conflicto que dificultó sobremanera el suministro de los equipos eléctricos necesarios, fabricados por los países en guerra o por los Estados Unidos, todavía neutral pero cuyos transportes se veían dificultados por la guerra submarina alemana. En esas circunstancias, debió resultar especialmente complejo obtener motores, bogies, conmutatrices y otros elementos indispensables para el nuevo servicio, hecho que contribuye a incrementar las dudas respecto a si los primeros servicios ferroviarios con tracción eléctrica se iniciaron en pleno conflicto o si, por el contrario, éstos se tuvieron que posponer hasta el fin de la guerra y la progresiva normalización del comercio internacional.

Afortunadamente, una novedad tan notable en los transportes públicos valencianos no pudo pasar desapercibida para la prensa local y, de hecho, las hemerotecas aportan luz al respecto. Por ejemplo, el diario Las Provincias señalaba, en su edición del 5 de enero de 1917, que:
Extracto del diario Las Provincias del 5 de enero de 1917

Se ha hecho el ensayo del primer ferrocarril eléctrico de la provincia, por la Sociedad Valenciana, en la línea Valencia Cabañal-Puerto. El coche motor lleva dos ballestas paralelas, unidas por un apéndice horizontal, que abraza los dos cables; de modo que, al cambiar de vía, no hay necesidad de tocar la percha, ni ésta puede separarse del cable de trabajo, como sucede frecuentemente en los tranvías.

El ensayo se ha hecho con diez vagones cargados y el resultado ha sido completamente satisfactorio. A causa de la guerra, el servicio tardará aun en inaugurarse, porque los catorce motores americanos destinados a Zaragoza, que es donde se construyen los coches, están en el fondo del mar, por haber torpedeado un submarino alemán el barco que los traía.

La propia noticia confirma las dificultades provocadas por la Primera Guerra Mundial, en concreto, el hundimiento de un barco que transportaba los motores de tracción General Electric para los nuevos coches del "trenet". Sin embargo, la empresa supo superar estos problemas y, de hecho, pocos meses después, en concreto, el jueves 5 de abril de 1917 el mismo diario señalaba en sus páginas que:
Extracto del diario Las Provincias del 5 de abril de 1917

El próximo sábado, la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia inaugurará el servicio eléctrico en su línea de ferrocarriles de Valencia al Grao. Desde las cinco de la mañana hasta las ocho de la noche, saldrá cada hora un convoy de Valencia, llegando todos a Grao, excepto los que corresponden a las 5, 8 y 14, que morirán en La Cadena, siendo los regresos del Grao a los 38 minutos de las repetidas horas.

La innovación debe ser elogiada, pues el público hallará comodidad en el material y facilidad y rapidez en el transporte. Merece, pues, plácemes la referida compañía y estamos dispuestos a no regateárselos, en cuantas ocasiones, como la presente, lo merezca, toda vez que ha introducido una mejora que, satisfaciendo las necesidades del público general, contribuye a elevar el nombre de Valencia.

En conclusión, parece que no cabe duda que, los primeros servicios con tracción eléctrica en los ferrocarriles de vía métrica de Valencia se inauguraron el sábado 7 de abril de 1917. Solo nos queda agradecer a Virginia García Ortells, Enrique Andrés Gramage y Esteban Gonzálo Rogel la ayuda prestada a la hora de documentar este texto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada