domingo, 18 de enero de 2015

LOS TRANVÍAS DE VIGO EN EL RECUERDO


Recientemente ha llegado a mis manos una nueva publicación ferroviaria, en este caso dedicada a rememorar la historia de los tranvías de Vigo. Lo primero que llama la atención del trabajo, firmado por Antonio Giráldez Lomba y Evaristo Pereira, es su curiosa presentación, muy diferente a lo habitual en esta clase de obras ya que en lugar de fotografías históricas, el libro cuenta con una magnífica colección de dibujos, obra del ilustrador Evaristo Pereira, que dan a la obra una imagen que, en muchos aspectos, recuerda a la de un cómic.
Tranvía eléctrico de TEVCA. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los tranvías de Vigo en el recuerdo no pretende ser un trabajo científico orientado únicamente a un público especializado, sino que de forma amena, de fácil lectura y elegantemente ilustrado, tiene como objetivo recuperar y divulgar entre el gran público la historia de un medio de transporte, el tranvía, que fue clave en la modernización de la ciudad olívica.
Coche Nº 34 de los tranvías de Vigo. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Vigo contó con una de las redes de tranvías más interesantes de  España. Además, su implantación, a diferencia de lo que sucedió en la mayor parte de las ciudades de nuestro país, no fue fruto de la iniciativa de intereses foráneos, sobre todo belgas, sino del impulso de un grupo de indianos que decidieron invertir los capitales que habían reunido en Sudamérica, en la implantación de un servicio considerado clave para la definitiva modernización de su ciudad de origen. De este modo, capitaneados por Manuel Losada, Concepto López Lorenzo y Martín Echegaray, constituyeron en 1911 la empresa Tranvías Eléctricos de Vigo, Compañía Anónima (TEVCA), sociedad que en tres años fue capaz de poner en marcha la primera red de transporte urbano de la ciudad olívica.
Tranvía Nº 301, dotado de una elegante y moderna carrocería. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril 

De la mano de TEVCA, Vigo pudo contar con una de las redes de tranvías más completas y eficientes de España. En sus primeros años, bajo la dirección de uno de los más destacados teóricos del anarquismo español, Ricardo Mella,  la empresa completó una red que enlazaba los principales barrios de la ciudad con el centro urbano, la estación de ferrocarril y su importante puerto. Más tarde, se embarcaría en un proyecto aun más ambicioso y precursor de los modernos tren/tram que, en la actualidad, se implantan en Europa: el ferrocarril de Vigo a La Ramallosa y sus extensiones tranviarias a Baiona y Gondomar, abierto al público en 1926. Sus trenes eran capaces, no solo de circular como vehículos ferroviarios por esta línea de vía métrica electrificada, sino también por sus prolongaciones tranviarias y por las calles de Vigo, acercando a sus viajeros a sus puntos de destino.
Tren-tranvía de la línea de Vigo a Baiona. Fondo Christian Schnabel. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Junto a las iniciativas de TEVCA, Vigo también contó con el frustrado tranvía interurbano que pretendió enlazar la ciudad olívica con el afamado balneario de Mondariz aunque esta empresa no logró alcanzar su destino final y únicamente pudo poner en explotación la primera sección de Vigo hasta Porriño, abierta al público en 1920. 
Tranvía de Vigo a Porriño. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril 

En Los tranvías de Vigo en el recuerdo, el lector podrá conocer los principales hitos de los tranvías de la ciudad olívica y, sobre todo, el reflejo que su devenir dejó en el corazón de los Vigueses. Lamentablemente la red de tranvías de Vigo fue clausurada el 31 de diciembre de 1968 tras una oscura y caciquil maniobra del alcalde franquista Rafael Portanet en la que el ayuntamiento favoreció sin el menor rubor a la actual concesionaria de los transportes urbanos de Vigo, Vitrasa. En 1972 el Tribunal Supremo determinó que se había cometido un claro delito de cohecho en la adjudicación de los nuevos servicios pero ya era demasiado tarde para que los tranvías volvieran a la vida ,perdiendo la ciudad una magnífica oportunidad para seguir contando con una red de transporte eficiente, de gran capacidad y respetuosa con el medio ambiente.
Elegante coche de bogies de TEVCA. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril 

En definitiva, Los tranvías de Vigo en el recuerdo es una obra que, sin duda, suscitará el interés de los vigueses que, de forma entretenida podrán conocer un importante capítulo en la historia de su ciudad. Quienes lo deseen, pueden adquirir el libro, al precio de 23 Euros (incluidos los gastos de envío por correo certificado y contra reembolso) en la siguiente dirección: kioscoplaza@telecable.es



1 comentario:

  1. Preciosa portada,tan "de epoca",y desde luego que debio de ser una de las redes mas interesantes a nivel peninsular,dada su gestacion,aunque con un desleal final.Atractivo sobremanera el parque de vehiculos con el que debio contar,en esta muestra de imagenes,con sus elegantes carrocerias,muy curioso el Vigo-Baiona

    ResponderEliminar