domingo, 3 de junio de 2012

BREVE HISTORIA DE LOS TRANVÍAS DE SANTANDER (y II)

La Sociedad Nueva Montaña y el tranvía del Astillero


Pese a que la Société Anonyme des Tramways du Santander et du Sardinero centró todos sus esfuerzos en modernizar la red del tranvía urbano, nunca logró reunir los recursos necesarios para afrontar las inversiones necesarias y, finalmente, optó por vender las líneas de Molnedo a la estación del Norte y a Peña Castillo a una nueva entidad: la empresa siderúrgica Nueva Montaña. Esta sociedad había instalado una empresa siderúrgica en la que se aprovechaba el gas de las baterías de coke para la producción de electricidad, motivo por el que estaba interesada en el desarrollo de los tranvías urbanos que, una vez electrificados, se convertirían en un gran consumidor de su producción energética. De hecho, la propia empresa contaba desde 1904 con un ferrocarril eléctrico que conectaba las minas de Camargo con sus instalaciones industriales situadas en la isla del Oleo.

Locomotora eléctrica suministrada por Siemens a la Sociedad Nueva Montaña para el servicio en su ferrocarril a las minas de Camargo

La Sociedad Nueva Montaña solicitó de inmediato la autorización para la electrificación del tranvía urbano y obtuvo la concesión oportuna el 1 de diciembre de 1908. Meses más tarde, en concreto el 16 de julio de 1908, se inauguró el nuevo sistema de tracción en el trayecto comprendido entre Puertochico y Peñacastillo, aprovechando la ocasión para ensanchar la vía del tranvía a un metro de separación entre las caras interiores de sus carriles.
En 1908 se introdujo la tracción eléctrica en los tranvías de Santander

La Sociedad Nueva Montaña pronto se interesó por expandir su modesta red de tranvías. De hecho, ya en 1905 había solicitado la concesión para la construcción de un tranvía desde Santander hasta el Astillero, viejo proyecto que se remontaba al 22 de diciembre de 1880, fecha en que Pablo Comillon, vecino de París y delegado del Consejo de la Compañía de Santander para el ensanche de la ciudad, había presentado el oportuno proyecto para el establecimiento de un tranvía desde la ciudad hasta el Astillero así como para su futura ampliación hasta Santoña. El proyecto no tuvo mayor continuidad.

El 24 de noviembre de 1905, la Gaceta de Madrid anunciaba la subasta de la concesión del tranvía eléctrico de Santander a Astillero, solicitado por la Sociedad Nueva Montaña y como no se presentaron más ofertas, fue adjudicada a la sociedad peticionaria el 15 de marzo de 1906. La concesión se completó el 28 de octubre de 1907 con la autorización para la construcción de un enlace con el urbano en Peña Castillo. La línea, de vía métrica, se inauguró el 5 de enero de 1909.

El recorrido del nuevo tranvía era el siguiente: Molnedo, Pereda, Alfonso XIII, Castilla, carretera de la ermita de Peña Castillo a Santander, carretera de Burgos, Peña Castillo, carretera de Muriedas a Bilbao hasta llegar a la iglesia del Astillero. La longitud era de 11.795 metros, a los que debían sumarse los 1.426 metros en común con la de Molnedo a la estación del Norte del Tranvía Urbano.



La Red Santanderina de Tranvías


Bajo el impulso del empresario belga Gaston Otlet se constituyó, el 15 de julio de 1911 la empresa Red Santanderina de Tranvías, compañía que de inmediato procedió a la adquisición de la red de tranvías propiedad de la Sociedad Nueva Montaña (urbano a Peña Castillo y tranvía del Astillero), así como las dos líneas explotadas por la Sociedad el Sardinero, es decir, los tranvías de Gandarillas y del túnel. La transferencia de la red del urbano, entre la Dársena de Molnedo al Astillero y del enlace con el de Peña Castillo de Nueva Montaña a la Red Santanderina de Tranvías, fue aprobada por el Ministerio de Fomento el 30 de mayo de 1914.

La Red Santanderina de Tranvías impulsó la electrificación del tranvía del Sardinero por la costa, el antiguo tranvía de Gandarillas, obra autorizada por el gobierno el 17 de enero de 1913, pero que había sido inaugurada unos meses antes, en concreto, el 21 de julio de 1912.

El tranvía eléctrico al Sardinero inició su andadura en 1912

La Red Santanderina de Tranvías decidió no electrificar el tranvía del túnel, ya que esta galería no contaba con el gálibo necesario para la instalación de la línea aérea. De este modo, tras la inauguración de la tracción eléctrica en el tranvía de Gandarillas, en julio de 1912 se abandonó el tranvía del túnel y el 6 de marzo de 1917 caducó la concesión.




La Compañía del Tranvía de Miranda domina la situación


Mientras que en la red urbana, Astillero y las líneas del Sardinero se sucedían los cambios de propiedad, de la belga Société Anonyme des Tramways du Santander et du Sardinero a la Sociedad Nueva Montaña y de ésta, nuevamente a manos belgas con la Red Santanderina de Tranvías, el modesto tranvía de Miranda había conservado su independencia. En 1906 sus accionistas decidieron proceder a electrificar la línea así como a ensanchar la vía al ancho métrico, aunque la concesión necesaria no se obtuvo hasta el 29 de mayo de 1912. El nuevo sistema de tracción entró en servicio el 27 de junio de 1912.

En ese mismo año de 1912, la Compañía del Tranvía de Miranda obtuvo tres ramales en concesión con los que pudo ampliar su modesta red inicial. Se trataba de los siguientes itinerarios:



  • Alto de Miranda, paseo de la Magdalena (Pérez Galdós), vuelta por el Cañón, parada frente al Casino y plaza de las Brisas para regresar por la Avenida de los Castros, Alameda de Cacho, Alto de Miranda.

  • Calle del Martillo, Boulevard, Alfonso XIII y estación del Norte.

  • Río de la Pila, Arrabal, Artillero, Compañía, iglesia de la Anunciación y plaza de la Constitución (plaza Vieja).

Finalmente, en el año 1921 se alcanzó la unificación definitiva de todas las empresas de tranvías de Santander, cuando el 21 de octubre la Red Santanderina de Tranvías transfirió todos sus bienes a la Compañía del Tranvía de Miranda cuyo capital se encontraba en manos del grupo belga Tramways et Eléctricité, sociedad que también controlaba los tranvías de la vecina Bilbao. Un año después, el 16 de junio de 1922, el diario madrileño ABC publicaba las siguientes notas respecto a los tranvías de la capital cántabra:

La Sociedad Tranvías de Miranda (nombre que toma del alto así llamado) se ha encargado recientemente de explotar todos los servicios de Santander, para lo cual ha adquirido el material y todo lo referente a la otra empresa de la red santanderina.

Hoy ya, Santander puede contar con un servicio completo de tranvías, toda vez que en los talleres de la hoy única Empresa se procede, con gran diligencia, a restaurar y pintar coches que estaban casi inutilizados, como hemos tenido ocasión de apreciar en la visita que, acompañados del director-gerente y del ingeniero técnico, hicimos a los cuatro cocherones, visita que extendimos a la Central transformadora y oficinas en construcción de la Empresa Tranvías de Miranda, dejándonos -dicho sea de paso- admirados, pues nosotros, que conocemos las instalaciones de tranvías de capitales importantes de España, no podíamos formarnos idea de que la Sociedad que nos ocupa fuera de la magnitud ni el valor intrínseco del material que posee.

Explota los tranvías de Santander más de 35 kilómetros y tiene en servicio las líneas de Santander-Sardinero (por el alto de Miranda y por la Avenida Reina Victoria), con vía doble en ambos trayectos, osea, cuatro vías de comunicación entre la población y el Sardinero. En el verano sale un coche cada minuto y medio por esta línea.

La línea de Santander-Astillero, de 13 kilómetros, pasando por importantes pueblos, es otro ventajoso servicio, así como la línea de Santander-Peña Castillo, con un empalme de enlace para las dos expresadas líneas.

Hay el proyecto de construir un ramal desde el Sardinero por el Faro al Hipódromo, que aparte de la utilidad en los días de carreras de caballos y otras fiestas que allí se celebran, constituye por sí un motivo de excursión, por el panorama que se contempla, lleno de belleza.

Lentamente, la Sociedad Tranvías de Miranda va transformando los servicios en beneficio del pueblo de Santander y de los veraneantes, que pronto admirarán los coches recien salidos de los talleres y los remolques espaciosos y elegantes como circulan en pocas poblaciones de España.

El final del tranvía

La Compañía del Tranvía de Miranda explotó todas las líneas de tranvías de Santander, salvo el clausurado tranvía del túnel, hasta mediados de los años cuarenta, momento en que comenzaron a caducar las concesiones más antiguas. Ante la nueva coyuntura, el ayuntamiento de la capital cántabra, decidió inmitar a las vecinas ciudades de Bilbao y San Sebastián y, en lugar de optar por la modernización del tranvía optó por su sustitución por trolebuses. El 16 de febrero de 1950 el ayuntamiento decidió municipalizar los transportes urbanos y, un año más tarde, el 11 de julio de 1951, los tranvías fueron sustituidos por trolebuses en el antiguo recorrido del tranvía Urbano.
En 1951 entraron en servicio los primeros trolebuses de Santander

El 26 de febrero de 1952, la Compañía del Tranvía de Miranda transfirió la línea del tranvía del Astillero al empresario Manuel Muñoz Diego, propietario de diversas concesiones de transportes de viajeros por carretera. El 3 de marzo de 1953, el gobierno autorizó la transformación del tranvía de Astillero en trolebús, así como la posibilidad de sustituirlo durante el proceso de montaje de la nueva línea aérea mediante autobuses.
El tranvía del Astillero fue reemplazado por trolebuses

Mientras tanto, continuaba el proceso de sustitución de los tranvías de la ciudad en trolebuses. De este modo, el gobierno autorizó, el 17 de julio de 1952, la transformación de la concesión del tranvía del Sardinero en trolebús. Finalmente, el 15 de noviembre de 1953, circulan los últimos tranvías de Miranda, desapareciendo este medio de transporte de las calles de la capital cántabra.
Trolebús Pegaso en el Sardinero

2 comentarios:

  1. Un libro sobre los tranvías y trolebuses en la bahía de Santander sería genial...

    ResponderEliminar
  2. Pero que interesante!!!!! gracias por la aportación.
    Si os gusta la historia, me gustaría invitaros a conocer la colección Breve Historia, con multitud de títulos sobre distintos episodios y personajes de la historia.
    Saludos,
    https://www.facebook.com/brevehistoria

    ResponderEliminar