domingo, 10 de junio de 2012

¿HE LLEGADO A BILBAO?

No será por carteles, pero... ¿estamos en Bilbao?

Si algún forastero decide viajar en tren a Bilbao puede que, cuando alcance su destino albergue serias dudas de haber llegado a la capital vizcaína. En efecto, en la rotulación de la estación terminal en ningún lugar podrá encontrar el nombre de Bilbao. De hecho, lo único que podrá leer en su profusa cartelería es el nombre de Abando Indalecio Prieto.

La cuestión es que en el año 2006 el Ministerio de Fomento decidió rebautizar la histórica estación de Bilbao-Abando con el propósito de rendir homenaje al político asturiano, aunque bilbaíno de adopción, Indalecio Prieto. Es muy posible que, al resultar el nombre final demasiado largo para el espacio disponible en los soportes indicadores, alguien, con muy dudoso criterio, decidiera eliminar Bilbao del nombre de la estación. Sin embargo, personalmente no creo que este homenaje hubiera resultado del agrado del antiguo Ministro de Obras Públicas de la Segunda República.

En materia ferroviaria, durante el año y medio en el que estuvo al frente del Ministerio de Obras Públicas, Indalecio Prieto se hizo famoso por declarar que no iba a destinar ni una sola peseta para nuevos ferrocarriles. No obstante, durante su ministerio, planteó la necesidad de reordenar las redes arteriales ferroviarias de las principales capitales, con la creación de Comisiones de Enlaces Ferroviarios en Madrid, Barcelona, Bilbao y, más tarde, también en Zaragoza. Fue precisamente en la capital de España donde sus propuestas alcanzaron el máximo desarrollo, y de hecho, hoy en día, las obras proyectadas bajo su ministerio, siguen siendo la base de su importante sistema de trenes de cercanías.
Bilbao contaba con seis estaciones ferroviarias disperas por la ciudad, dos de ellas reflejadas en la imagen. En primer plano, la estación de La Naja, punto de origen de los trenes con destino a Santurce y, tras ella, la de la Concordia, de la que partían los trenes a Santander y León. Durante la República se proyectó unificar sus servicios en Abando

Indalecio Prieto también intentó reordenar la red ferroviaria de Bilbao, caracterizada por la enorme dispersión de estaciones terminales. Con este propósito, el 23 de marzo de 1933 creó la preceptiva Comisión de Enlaces Ferroviarios. Bajo la presidencia del Ingeniero Juan Barceló, y con la estrecha colaboración del ilustre arquitecto Ricardo Bastida, la citada comisión planificó el aprovechamiento de parte de los terrenos que ocupaba la estación de Bilbao-Abando para crear en ellos una nueva terminal que sirviera de cabecera no solo para los trenes con destino a Orduña y Miranda, sino también para los de las restantes líneas que tenían su punto de origen en Bilbao, sobre todo los Ferrocarriles Vascongados, concesionarios de la actual línea de EuskoTren a San Sebastián, el ferrocarril de Bilbao a Portugalete y el de Santander a Bilbao. Además, la operación implicaba también una actuación urbanística de gran envergadura, ya que planteaba el retranqueo de la estación, desde su tradicional emplazamiento en la plaza Circular hasta la confluencia de la calle de Hurtado de Amézaga con la calle Padre Lojendio. El espacio libre resultante permitiría crear una plaza pública así como la construcción de un edificio singular que acogería diversas instituciones dependientes  del gobierno central, al mismo tiempo que facilitaría la creación de nuevas conexiones viarias entre el Casco Viejo y el ensanche a través del puente de La Merced hacia Gardoqui y Rodríguez Arias.
Proyecto de nueva estación centralizada de Bilbao-Abando impulsado por Indalecio Prieto. La instalación levantada una década más tarde en nada respondía a los propósitos del ministro de la República

En 1935 se iniciaron las primeras obras para la reforma de la estación de Abando, cuyas instalaciones, inauguradas en 1863, resultaban insuficientes para atender el servicio de la Compañía del Norte en la ciudad. Sin embargo, problemas con los contratistas primero y, poco después, el estallido de la Guerra Civil, paralizaron los trabajos. Finalizada la guerra se reformularon los proyectos impulsados por la Comisión de Enlaces Ferroviarios y el nuevo régimen decidió levantar una nueva terminal diseñada por el arquitecto Alfonso Fun­gairiño Nebot en 1940.

Al levantar la nueva estación de Abando, inaugurada en 1948, en lugar de retranquear las vías hacia Cantalojas, se hizo todo lo contrario, adelantar el emplazamiento del edificio de viajeros hasta la Plaza Circular. Además, la nueva terminal se destinó exclusivamente al servicio de los trenes de la línea a Orduña y Miranda de Ebro, por lo que sus instalaciones en nada respondían a los proyectos impulsados por Indalecio Prieto durante la República. Ni siquiera la propia Renfe centralizó sus servicios y, de hecho, hasta 1999, mantuvo dos estaciones en la capital vizcaína: la de Abando para los servicios con destino a Orduña y Miranda de Ebro y la de La Naja para los trenes con destino a Santurce y Triano. En consecuencia, Bilbao mantuvo una de sus principales señas de identidad ferroviaria; la enorme dispersión de sus terminales: Atxuri para los trenes a San Sebastián, Calzadas para los de Lezama, Aduana para los de Plencia y Concordia en el caso de los que se dirigían a Santander o León que, unidas a las dos estaciones de Renfe convertían a Bilbao en un caso único en el Estado, ¡ni más, ni menos que seis estaciones diferentes!
Obras de derribo de la primitiva estación de Bilbao-Abando. Archivo Miguel Villaverde

La historia de la estación de Abando, pone en evidencia el error que supuso bautizar con el nombre de Indalecio Prieto una estación que precisamente representa todo lo contrario a lo que este político pretendió realizar en la capital vizcaína. En efecto, la actual estación de Abando en nada responde, ni a su propósito de centralizar en una sola terminal todas las estaciones ferroviarias de la capital vizcaína ni al de modificar el ordenamiento urbano en el entorno de la Plaza Circular.

No pretendo cuestionar en este blog si Indalecio Prieto u otros personajes históricos merecen esta clase de homenajes aunque considero que las denominaciones de las estaciones deben, ante todo, informar con precisión al viajero del lugar al que acaban de llegar. En este sentido, resulta inexplicable que no figure el nombre de Bilbao en la rotulación de la principal terminal ferroviaria de la ciudad. De hecho, la propia Renfe es consciente del problema que ésto representa y, en su sistema de venta de billetes, no figura ninguna estación con el nombre de Abando Indalecio Prieto, sino con la histórica denominación de Bilbao-Abando.

.
Estación de Bilbao-Abando fotografiada en 1988, antes del traslado a sus instalaciones de los servicios ferroviarios a Santurce y Triano

9 comentarios:

  1. Es curioso que mis padres aun siguen llamando a estación La Estación del Norte, en cambio,yo la llamo Bilbao-Abando o Abando a secas...Espero que las futuras generaciones la llamen como siempre se ha conocido, no con este confuso e incorrecto nombre, nombre que como bien dices, da lugar a error llamarla así...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada. El TER de la última foto, ¿Es el de la asociación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kaixo Unai:

      El TER de la fotografía prestaba el servicio regular a Salamanca

      Eliminar
  3. Este post me ha resultado fascinante. Tengo que hacer un índice sobre la movilidad en Bilbao y poner enlaces a todo lo que dices.

    ResponderEliminar
  4. Vengo siguiendo tu blog y no dejo de sorprenderme con estos reportajes que nos brindas, son estupendos.
    Yo también pensé en el Ter de la asociación, tengo vivos y bellos recuerdos de él, por un viaje que hice a Canfranc y en el que puede que estuvieseis alguno de vosotros. Por si os place os dejo un enlace bastante nostálgico.
    Saludos cordiales.
    http://www.youtube.com/watch?v=HIn8rOqDcxM

    ResponderEliminar
  5. en malaga ya ocurrió lo mismo con la llegada del servicio AVE. la primera idea fue llamarla Puerta de Malaga, pero a 50 metros levantaron un hotel con ese nombre y ya que barceló queria colocar su hotel en la estación no era correcto ese nombre, por eso se decidió llamarla "Vialia Estacion Maria Zambrano" y algunas personas, sobre todo extranjeros, se confundian, al final un diputado estuvo durante un año dando caña en el Congreso y consiguió que se cambiara el nombre a "Vialia Estación Málaga María Zambrano" lo que supuso un sobrecoste al tener que cambiar toda la rotulación y etiquetación

    ResponderEliminar
  6. Toda la razón del mundo. Sin embargo, un matiz. Los nombres no son más que un artificio de los polìticos (y así nos va) para cumplir un compromiso o un capricho. Y no nos hace falta referencias con los aeropuertos (Carlos Haya, el de Loiu, que todo el mundo llama Bilbao). Así que a Indalecio-Abando, la mayor parte la seguimos denominándola Norte, para confusión de los más jóvenes que creen que es una referencia a un punto cardinal. Juanjo es todo erudición y conocimiento, pero también un magnífico cuentacuentos (en el mejor sentido del término)que no solo aporta conocimiento sino que nos entretiene con sus historias del tren. Y que siga.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pero no es el único caso. Una vez estaba en Amara y un turista me preguntaba cómo sacar un billete para Bilbao. Le tuve que explicar que debía adquirir uno para Atxuri, pues me parece, no estoy seguro, que era el único nombre que indicaba la maquina expendedora. El caso de Abando-Indalecio Prieto .... ¿Para qué van a poner Bilbao si el nombre de Bilbao ya ha desaparecido también de los mapas de líneas que publica Renfe (me refiero a los de media distancia pero que causan muchísima confusión).

    ResponderEliminar
  8. Todos los días hago dos veces el trayecto entre Lasarte-Oria y Loiola (Donostia) y casi siempre algún extranjero me pregunta llegando a Anoeta (un barrio del ensanche) o Amara si es San Sebastián.
    Muchos miran preocupados por la ventana cuando llegan a Amara y preguntan si eso es San Sebastián... algunos no preguntan y se vienen para Lasarte. Los carteles actuales ponen AMARA y debajo Donostia - San Sebastián. Muchos no se preocupan por mirar en que estación se tienen que bajar pero no estaría mal que pusiesen en grande primero el nombre de la ciudad y luego en pequeño el nombre de la estación y alguna coletilla tipo Main Station o algo por el estilo, ya que la pregunta de todos los franceses es si este topo va a la parte vieja (que más quisiéramos).

    ResponderEliminar