jueves, 26 de mayo de 2016

EL METRO TRANSVERSAL DE BARCELONA


Con ocasión del noventa aniversario de su inauguración, MAF Editor ha publicado un impresionante volumen de casi medio millar de páginas y profusamente ilustrado con imágenes a gran formato, muchas de ellas históricas e inéditas, obra de los historiadores Joan Alberich y Ramón Lascorz.
Trazado del metro Transversal, cuya fianlidad era el enlace de las distintas líneas de ferrocarril de la capital catalana. Archivo de Joan Alberich

Ciertamente, el transversal del metropolitano de Barcelona es una de las líneas de metro más singulares, no solo de nuestro país, sino de todo el mundo, no en vano, es la única construida con el histórico ancho de vía de seis pies castellanos. Esta elección vino impuesta por el propósito inicial de este ferrocarril: el enlace subterráneo de las redes de las antiguas compañías del Norte y MZA a través del corazón de la ciudad condal.


Visita oficial a las obras de construcción del puente del metro Transversal sobre las vías del Gran Metro en la plaza de Cataluña. Archivo de Rafael Mir

El primer proyecto de enlace ferroviario subterráneo fue estudiado por el ingeniero Fernando Reyes en 1912, pero su materialización se retrasó por la falta de inversores. Finalmente sería el impulso del empresario vasco Horacio Echevarrieta el que permitiría la constitución de la sociedad Ferrocarril Metropolitano de Barcelona el 17 de diciembre de 1920. Año y medio más tarde, el 8 de junio de 1922, se iniciaron las obras de construcción. Cuatro años fueron precisos para concluir los trabajos en el primer tramo de la actual L-1 del metro de la ciudad condal que finalmente pudo ser inaugurado el 10 de junio de 1926.

Inauguración del primer tramo del metro, el 10 de junio de 1926, entre las estaciones de la Bordeta y la palza de Cataluña. Archivo de Rafael Mir

El primer tramo del metro tranversal de Barcelona enlazaba las estaciones de Bordeta y Plaza Cataluña. Precisamente, en las proximidades de esta última estación se encuentra uno de los puntos más singulares de la línea: el puente metálico subterráneo con el que cruza a distinto nivel con la línea del Gran Metro. Además, por sus vías prestaban servicio diez coches construidos por La Material de Barcelona, vehículos que, hasta 1962, fueron los mayores coches de metro del mundo.

En las prolongaciones psoteriores de la línea a mediados de los años cincuenta se utilizó un modelo de estaciones dotadas de tres andenes. Archivo de Rafael Mir

A lo largo de su historia, el metro Transversal ha experimentado sucesivas ampliaciones, siendo la más interesante la realizada en los años cincuenta hasta Fabra i Puig, en las que se implantó un nuevo diseño de sus estaciones, el denominado modelo "Barcelona", primicia mundial que separaba los flujos de acceso y salida de los viajeros con su disposición de tres andenes, los laterales para la entrada y el central para la rápida salida de los viajeros.

Para la inauguración de la línea se adquirieron diez unidades a la firma Macosa, ampliadas años más tarde con dos unidades más. Archivo de Rafael Mir

Singular fue también la incautación de la línea a raíz de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres de 1941, que dio lugar a la creación de Renfe. Es difícil entender los motivos por los que la nacionalización forzosa de los ferrocarriles españoles decretada por el gobierno del dictador Franco se limitó exclusivamente a los ferrocarriles dotados del denominado ancho normal español, abandonando a su suerte a importantísimas líneas de vía estrecha, pero la medida fue radical y abarcó a todos los ferrocarriles, incluido el metropolitano transversal de Barcelona. Solo un largo proceso legal permitió que, el 24 de septiembre de 1943, la línea fuera devuelta a sus primitivos concesionarios.

Primer tren de la serie 400, adquirida para hacer frente a las inauguraciones de los años 50 del siglo pasado. Archivo de Rafael Mir

En el libro que Joan Alberich y Ramón Lascorz han dedicado a la memoria del metro transversal de Barcelona, el lector podrá encontrar toda clase de detalles sobre la historia de esta importante línea convertida en la actualidad en la columna vertebral de los transportes de la capital de Catalunya, así como una completa descripción de sus instalaciones y material móvil. Además, el aparato gráfico de la obra es impresionante, en buena medida gracias a la aportación del archivo personal de Rafael Mir.

Los trenes más modernos de la línea son los de la serie 6000, contruidos por CAF. Aquí vemos una unidad en la estación de Mercat Nou, antes de construcción del cajón sobre las vías de Renfe y Metro. Fotografía de Bernat Borràs

En definitiva, El Metro Transversal de Barcelona es una obra fundamental que no debe faltar en la biblioteca de todo estudioso o aficionado a la historia de los transportes urbanos de nuestro país. Los interesados, pueden adquirir la obra en las librerías especializadas o, directamente a MAF Editor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada