viernes, 13 de febrero de 2015

EL 13

El 13 fotografiado en la terminal de Montolivet. Fotografía de Christian Buisson

Hoy, viernes y 13, es un buen momento para recordar la historia de la primera y más longeva línea de trolebuses de València: el 13

Los inicios del transporte público en el barrio de Montolivet se remontan al 25 de julio de 1935, fecha en que se constituyó la Sociedad General de Autobuses, S.A. (SOGEA) con objeto de explotar una serie de líneas de autobús que irradiarían de la Plaza de Emilio Castelar (hoy plaza del Ayuntamiento), para alcanzar las calles de Sagunt, José Llorens y los barrios de Font de Sant Lluis y Montolivet. El estallido de la guerra civil paralizó los proyectos de la nueva empresa que, en 1941, fue adquirida por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia (CTFV).
Un coche del 13 se adentra en la calle de la Sangre. Fotografía de Christian Buisson

A partir de los años cuarenta, el barrio de Montolivet experimentó un importante desarrollo, por lo que la CTFV estudió la posibilidad de mejorar su sistema de transporte mediante la sustitución de los autobuses de SOGEA por trolebuses, de forma que en caso de que este tráfico se consolidara definitivamente, sus instalaciones fijas pudieran reutilizarse, al menos parcialmente, para una futura línea de tranvías. Este modo de proceder, totalmente lógico, ya que permite adecuar las inversiones en infraestructura al paulatino incremento de la demanda fue síngularmente seguido por los países de economía planificada. Sin embargo, años más tarde, València cometió el absurdo de invertir el proceso, sustituyendo tranvías por trolebuses a fin de aprovechar las viejas instalaciones de los primeros...
Fotografía de fábrica de uno de los diez trolebuses construidos en Zaragoza para el 13. Archivo Histórico de la Diputación Provincial de Zaragoza

En un principio la CTFV proyectó establecer una línea transversal entre los barrios de Patraix y Montolivet atravesando el centro de València, pero la situación económica de la empresa, que por entonces comenzaba a presentar síntomas de debilidad, limitó su desarrollo al tramo Sant Vicent-Montolivet. El sistema de trolebuses fue inaugurado, como era habitual en la época, el 18 de Julio de 1951, día en que se conmemoraba el inicio de la guerra civil y se establecieron dos itinerarios diferenciados, el Nº 3 “San Vicente-Reina Doña Germana-Monteolivete” que efectuaba el recorrido completo y el Nº 13 que realizaba el trayecto “San Vicente-Reina Doña Germana-José Antonio” dando un servicio específico al ensanche de Ruzafa, que también era atendido por la línea de tranvías Nº 6. Asimismo fue necesario tender un ramal para enlazar el nuevo sistema de transporte con las cocheras del Portalet.

El 13 en la calle de Pedro Aleixandre. Fotografía de Christian Buisson


La línea de trolebuses de Montolivet circulaba por las calles (según la denominación de la época) de San Vicente, Falangista Esteve, Plaza del Caudillo, Lauria, Colón, Hernán Cortés, Cirilo Amorós, Jorge Juan, Gran Vía del Marqués del Turia, Joaquín Costa, Reina Doña Germana, Ciscar, José Antonio, Peris y Valero, Pedro Aleixandre y Monteolivete, para regresar por Pedro Aleixandre, Peris y Valero, José Antonio, Ciscar, Reina Doña Germana, Ciscar, Gran Vía del Marqués del Turia, Conde Salvatierra de Alava, Sorní, Colón, Pintor Pinazo, Don Juan de Austria, Barcas, Plaza del Caudillo, Cotanda y San Vicente. La longitud total era de 5.470 mts. a los que se debe sumar el ramal de enlace entre Peris y Valero y las cocheras de Portalet a través del puente del Ángel Custodio y las calles Eduardo Boscá y Asturias en el sentido ascendente y por Islas Canarias en el descendente. En caso de haberse realizado la ampliación de la red de trolebuses, estaba prevista la utilización de este trazado hasta el final de la calle José Mª Orense (Cardenal Benlloch), pero finalmente, este enlace nunca prestó servicio de viajeros. 

Un coche del 13 a su paso por la entonces denominada plaza del Caudillo. Archivo Jordi Ibáñez Puente


Una peculiaridad de la línea de trolebuses es que atravesaba, a su paso por la plaza del Caudillo (en la actualidad, plaza del Ayuntamiento), el lugar en el que se instala anualmente el monumento fallero más importante de la ciudad, precisamente el que patrocina el propio municipio, por lo que la línea aérea debía ser desmontada todos los años en este punto, para volver a ser montada finalizadas las fiestas. Para evitar el paso de los trolebuses existía un itinerario alternativo que enlazaba las calles Barcas y Lauria por Pérez Pujol, donde se establecía la terminal provisional en sustitución de la de San Vicente.
Un coche del 13 en el final de la línea en Montolivet. Fotografía de Christian Buisson

En esta misma época, la CTFV estudió la creación de nuevos servicios de trolebuses, tanto urbanos como en sustitución de algunos tranvías interurbanos. De hecho, en 1960 estudió la adquisición de una flota de 125 trolebuses de dos pisos recientemente retirados en Londres a fin de sustituir algunas líneas de tranvías y ampliar sus servicios solicitando la debida autorización, sin recibir respuesta del municipio. Finalmente, estos elegantes vehículos londinenses llegaron a España, pero no a la capital del Turia, al ser adquiridos conjuntamente por diversas empresas de Transporte de nuestro país como Vigo, Pontevedra, A Coruña, Santander, Bilbao, San Sebastian, Zaragoza y Tarragona. En consecuencia, la línea de Montolivet siguió siendo el único servicio de trolebuses de València hasta que en 1969 la sucesora de la CTFV, SALTUV, emprendió la sustitución de las líneas de tranvías 1, 2, 3, 4 y 5 por trolebuses.
El 13 en la calle San Vicente. Fotografía de Félix Zurita Moreno de la Vega

La ampliación de la red de trolebuses de la capital del Turia supuso la ampliación del parque de material móvil con vehículos adquiridos de ocasión en Madrid y Barcelona lo que, a su vez, permitió retirar algunas de las unidades más antiguas en servicio en la línea de Montolivet y modernizar las restantes.
El coche Nº 3, modernizado en 1970, ha sido preservado con destino a un futuro museo del transporte en València. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

En aquellos años, el trolebús de Montolivet experimentó algunos cambios. Por ejemplo, en 1968 se unificaron los servicios Nº 3 y 13 bajo el disco Nº 13 y se modificó el circuito de regreso de la Plaza de Montolivet por la calle Escultor José Capuz en lugar de Pedro Aleixandre. En 1970, se suprimió el acceso a la plaza de Montolivet, mientras que en 1972 la filovía se amplió por el extremo opuesto, desde San Vicente hasta la avenida del Barón de Cárcer. Además, en 1974 se varió el itinerario de retorno por Conde Salvatierra, Colón, Pérez Bayer, Sagasta y Correos en sustitución de la antigua ruta por Sorní, Juan de Austria y Barcas.
A partir de 1976 los autobuses tomaron el relevo de los trolebuses en el 13. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi


Finalmente, el 15 de Mayo de 1976 se suprimió el servicio de trolebuses en la línea 13, que pasó a ser cubierto por midibuses del modelo 6025 de la firma Pegaso. Pocos días más tarde, el 22 de del mismo mes, sucumbían los últimos trolebuses, al eliminarse el circuito horario de la línea Nº 5, con lo que se eliminó por completo la tracción eléctrica en los transportes urbanos de València.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada