lunes, 11 de agosto de 2014

NASMYTH & WILSON (II)

Locomotora de vapor construida por Nasmyth & Wilson para los ferrocarriles de Mallorca. Fotografía de Jeremy Wiseman

LA PRODUCCIÓN DE LOCOMOTORAS DE VAPOR 

De 1839 a 1872

El periodo inicial de construcción de locomotoras de vapor en Nasmyth & Wilson abarca el periodo comprendido entre los años 1839 y 1872. Es una época de tanteos, con grandes altibajos en la producción que incluso se paraliza durante largos años, tal y como sucede entre 1843/44 y sobre todo entre 1854 y 1871, salvo los breves paréntesis de 1860 y 1867 (con tres y seis locomotoras construidas respectivamente).

Los principales clientes de Nasmyth & Wilson en este periodo son empresas ferroviarias de pequeño tamaño del Reino Unido. En este periodo, de un total de 119 locomotoras construidas, no se registran más exportaciones que la de dos unidades para Austria en la temprana fecha de 1841 y dos a Francia en 1846. La media anual de producción es de tan sólo 3,6 maquinas.

De 1872 a 1900

En el periodo comprendido entre 1872 y 1900, Nasmyth & Wilson consolidó la producción de locomotoras de vapor  y se especializó en la exportación. En 1873 se produjo la primera venta a la India, país que con el tiempo se convertiría en su principal cliente. Tres años más tarde se introdujo en el mercado español con las primeras unidades adquiridas por los Ferrocarriles de Mallorca. Paulatinamente sus productos se comercializaron en países como Japón, Brasil, Australia, Argentina y Nueva Zelanda.

De las 473 locomotoras construidas en este periodo, tan sólo 50 se destinan al mercado doméstico, dirigiéndose las restantes a la exportación. La producción alcanza una media de 16,3 unidades anuales. 

De 1901 a 1915

El periodo de 1901 a 1915 es sin lugar a dudas el más productivo en la historia de Nasmyth & Wilson. Se construyen un total de 495 locomotoras, con una media anual de 33 locomotoras. La exportación sigue siendo el destino fundamental de la producción, principalmente a la India y Japón. Es de señalar que en este ciclo se pierde el mercado español, registrándose solamente la adquisición de 8 locomotoras (frente a las 56 del periodo anterior). La progresiva sustitución de los fabricantes británicos por alemanes y el posterior desarrollo de la industria ferroviaria nacional pueden explicar este fenómeno. Tan solo 18 locomotoras se destinaron a la metrópoli.

De 1916 a 1919

Coincidiendo con la época de mayor virulencia de la Primera Guerra Mundial, la producción de locomotoras para la exportación se paraliza. Las 66 unidades construidas en este periodo lo fueron con el objetivo de contribuir al esfuerzo bélico, siendo su destino el ejército británico. Asimismo se entregaron veinte máquinas a los ferrocarriles del Estado Francés, notablemente afectados por el conflicto.


De 1920 a 1929


Tras los años de guerra, Nasmyth & Wilson retomó con brío la producción de locomotoras, recuperando sus viejos clientes (salvo Japón y España) y abriéndose a nuevos mercados en Uganda, Tanzania, Costa de Marfil y otros dominios británicos. En este periodo se construyen un total de 290 unidades, lo que supone una media anual de 29 ejemplares. De ellos, tan sólo 24 se destinan a la metrópoli, siendo de destacar que quince de ellas se suministran a una de las principales compañías ferroviarias de Gran Bretaña, la L.M.S. (London Midland & Southern), caso único en la historia de Nasmyth & Wilson, históricamente centrada en pequeños ferrocarriles. 1921 y 1928 arrojan cifras récord de producción, que alcanza un total de 46 ejemplares.


De 1930 a 1938


La crisis económica de 1929 afectó notablemente a la industria ferroviaria mundial. Los pedidos se redujeron notablemente, no siendo ajena a esta situación Nasmyth & Wilson que en este periodo tan sólo pudo suministrar 76 locomotoras, con una producción anual de 8,4 unidades. La mayoría de ellas fueron construidas con apoyo gubernamental con destino a diversos protectorados británicos como Egipto y Palestina. Es precisamente este último territorio el destinatario de las dos últimas locomotoras producidas en las instalaciones de Patricroft.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada