sábado, 29 de marzo de 2014

GILDAS

Sabrosas "gildas" servidas en el bar Eguzkitza de Azpeitia

A mediados de los años cuarenta, el estreno de la película Gilda, dirigida por Charles Vidor y protagonizada por Rita Hayworth y Glenn Ford causó un hondo impacto en nuestra sociedad. De aquellos tiempos remonta el nombre de uno de los pintxos más populares de nuestra gastronomía, la "gilda", banderilla compuesta por una aceituna, varias gindillas y una anchoa ya que, según se decía en la época, resultaba verde y picante como la citada película...
Trolebús "gilda" 681. Fotografía de Trevor Rowe. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Gilda también causó un notable impacto en el mundo del transporte y, de hecho, al menos dos series de vehículos han recibido este apelativo. El primero de ellos fue el de los trolebuses tipo B de Barcelona, construidos en los años cuarenta por la firma Maquitrans sobre chasis suministrados por la Sociedad Española de Construcción Naval bajo licencia de la marca francesa Somua. En principio, estas estructuras fueron contratadas durante la guerra civil para ser utilizadas como autobuses tras el final del conflicto. Sin embargo, las restricciones de carburante de las posguerra impulsaron a la empresa rectora de los tranvías de Barcelona a emplearlos para la construcción de 40 trolebuses de un piso. Al parecer, los primeros coches comenzaron a circular decorados con publicidad de la película Gilda, de ahí que pronto fueran conocidos por este nombre.
Locomotora de vapor "gilda" del ferrocarril de Río Tinto. Fotografía de Xavier Santamaría. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

La segunda serie de vehículos conocidos como Gildas circuló en el extremo opuesto al de los trolebuses, en concreto, en el ferrocarril minero de Río Tinto (Huelva). La última adquisición de locomotoras de vapor de esta empresa fue de seis elegantes máquinas construidas en 1953 en Newcastle, precisamente en los talleres que un siglo antes había fundado Robert Stephenson. Afortunadamente, a diferencia de los trolebuses, todos ellos desguazados, todavía se conservan cuatro de estas formidables locomotoras. Esperemos que, algún día, una de ellas pueda circular nuevamente por las vías del tren turístico que, en la actualidad, recorre parte del itinerario del desaparecido tren de Río Tinto.
"Gilda" 201 maniobrando en las minas de Río Tinto. Fotografía de Xavier Santamaría. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

1 comentario:

  1. Al finalizar la explotación de minas de la zona minera de Bizkaia, muchos de sus trabajadores pasaron a trabajar en las fábricas. Se inaguró una línea de autobus desde desde el pueblo de Galdames hasta Muskiz, de donde partía el tren que les llevava a las fábricas de la margen izquierda del Nervón. A este autobús se le llamaba popularmente "Gilda", dicen que porque "atraía a los hombres". Todavía hoy en día, al moderno autobus de línea de Galdames, los viejos del lugar lo llaman "Gilda".
    Un saludo, Armando

    ResponderEliminar