viernes, 19 de octubre de 2012

ENOLOGÍA Y FERROCARRIL

Estos últimos días he podido comprobar que se han multiplicado las visitas a este modesto blog, procedentes de uno de los foros digitales ferroviarios más populares de nuestro país. Al parecer, la última entrada, dedicada a la sociedad Herederos de Ramón Múgica y, en concreto, a su actividad en el sector de los vagones foudres, ha despertado el interés de los internautas ferroviarios.
En homenaje a todos los que participan en dicho foro, especialmente al contertulio Basauri72, que subió el enlace, hoy presentamos diversas imágenes de algunos de los vagones foudre construidos por esta empresa donostiarra. Debemos recordar que el transporte de vinos fue, desde finales del siglo XIX, una de las actividades más destacadas de los ferrocarriles españoles, lo que exigió disponer de un parque específico para este servicio. Constructores como CAF, Mariano de Corral o los Herederos de Ramón Múgica se especializaron durante muchos años en su construcción hasta que, tras la Guerra Civil, fueron progresivamente sustituidos por cisternas metálicas.
Vista de la fábrica donostiarra de Herederos de Ramón Múgica. Se aprecian numerosas cubas apiladas a la espera de su instalación en el correspondiente vagón foudre
Construcción de vagones foudre en los talleres de Herederos de Ramón Múgica
Vista del interior de un vagón foudre

Vista de un vagón foudre, de una sola cuba, que todavía no ha recibido el cerramiento

Detalle de la bomba de trasiego de un vagón foudre

Foudre construido para el distribuidor de vinos Antonino Mendieta y matriculado en la Compañía del Norte

Vagón foudre con garita para guardafrenos, construido para el distribuidor Tarrada y Cia, de Zumárraga y matriculado en la Compañía del Norte

Vagón foudre construido para el distribuidor zaragozano Pascual Solans
Vagón foudre con freno de husillo, suministrado a las Bodegas de Borja

Vagón foudre de la empresa bilbaína Valentín Heredia, dotado de freno de galga

Interesante evolución de los foudres hacia las cisternas convencionales. La cuba ya es metálica, pero todavía conserva un parasol de madera
Más interesante aún resulta esta cisterna de dos cubas y parasol

2 comentarios: