domingo, 26 de febrero de 2012

DE SEVILLA A VIGO… ¡EN TRANVÍA!

Coche 307 de los tranvías de Sevilla, montado sobre un truck de tres ejes suministrado por la firma suiza SLM

A principios de los años treinta, la firma suiza Schweizerische Lokomotiv-und Maschnenfabrik (SLM) de Winterthur, desarrolló un nuevo concepto de truck tranviario articulado dotado de tres ejes. De ellos, los dos extremos eran motores y, además, soportaban el peso del vehículo, mientras que el central, con un diámetro de rueda más reducido, únicamente servía para orientar y centrar a los otros dos en las curvas. De este modo, se podía disponer de un vehículo de mayor longitud y, por tanto, de mayor capacidad, que los tranvías de dos ejes convencionales, de menor peso que un coche de bogies y que, además, podía inscribirse en curvas de radios muy cerrados, de tan solo 10 metros, lo que los hacía especialmente apropiados para circular por las sinuosas calles de los antiguos centros históricos medievales de muchas ciudades europeas.

El nuevo truck desarrollado por la SLM fue utilizado en diversas redes tranviarias de Suiza y también fue construido, bajo licencia, por la firma alemana Westwaggon y la holandesa Werkspoor que fabricaron numerosas unidades para ciudades como Munich y Amsterdam.
Truck SLM de un tranvía de Sevilla. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

En España, a pesar de que las redes tranviarias de numerosas ciudades presentaban trazados muy sinuosos a su paso por los cascos históricos, no proliferaron esta clase de vehículos. De hecho, la única ciudad que contó con ellos fue Sevilla, donde en 1935 adquirieron a la firma suiza SLM catorce trucks de este tipo.

Los catorce trucks fueron carrozados por Tranvías de Sevilla en los talleres que esta empresa disponía en la sevillana calle de Gonzalo Bilbao. El primero de ellos, matriculado con el número 301, entró en servicio en 1936, días antes de que estallara la Guerra Civil, conflicto que paralizó el montaje de los trece restantes.

Este prototipo era unidireccional y presentaba una carrocería clásica de formas angulosas. Sin embargo, durante la guerra se replanteó el proyecto y los restantes trece coches, matriculados a continuación del 302 al 314, eran bidireccionales y, además, ofrecían un carrozado más moderno, con cierto aspecto aerodinámico.

Los nuevos tranvías tenían una longitud de once metros y disponían de 14 plazas sentadas y otras 50 de pie. En la red hispalense circularon, principalmente, en las líneas urbanas Nº 1 Macarena, 3 Eritaña, 6 Barrio León y 24 Hotelitos.

A mediados de los años cincuenta, al igual que sucedió en otras muchas ciudades, el Ayuntamiento de Sevilla desmanteló la red urbana de tranvías, por lo que la mayor parte de los coches de tres ejes quedaron fuera de servicio. Únicamente los tres últimos, los matriculados del 312 al 314, se mantuvieron unos años más en activo en las líneas suburbanas a Camas, San Juan de Aznalfarache y a la base aérea de Tablada.

En aquellos momentos, los tranvías de Vigo estudiaban la posibilidad de ampliar y modernizar su parque motor pero, dado que la empresa concesionaria apenas disponía de recursos económicos, resultaba impensable adquirir material de nueva construcción. En esas circunstancias, los relativamente modernos coches de tres ejes de Sevilla pronto despertaron su interés, por lo que tras las oportunas negociaciones, en 1960 adquirieron los coches 301 a 311, que fueron transportados por vía marítima. Resulta llamativo que la red gallega ya contaba con un coche de dos ejes, matriculado como 301, por lo que todos los tranvías sevillanos mantuvieron su matrícula original salvo en el caso del original 301, que fue rematriculado como 312. Los once tranvías sevillanos circularon en Vigo hasta el arbitrario cierre de esta interesante red, decretada por el ayuntamiento el 31 de diciembre de 1968.
El tranvía sevillano 310 fue fotografiado por Jeremy Wiseman en Vigo en 1965

Afortunadamente, el coche 314 sobrevivió a la definitiva supresión de los tranvías sevillanos y en el año 2005 fue reconstruido. Desde entonces se expone a la entrada de las cocheras de los autobuses urbanos de la capital hispalense, TUSSAM, situadas en la carretera de Alcalá.
 Tranvía 312 fotografíado en Sevilla por Jeremy Wiseman a principios de los años sesenta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada