sábado, 17 de septiembre de 2016

EL MARQUÉS DE SALAMANCA

Retrato de José de Salamanca y Mayol. Fototeca del Patrimonio Histórico. Ministerio de Cultura 

José de Salamanca y Mayol, Marqués de Salamanca, (Málaga, 23 de mayo de 1811-Carabanchel Bajo, Madrid, 21 de enero de 1883), fue sin duda uno de los principales protagonistas de la historia ferroviaria española del siglo XIX. Promotor del segundo ferrocarril peninsular entre Madrid y Aranjuez y de su posterior prolongación hasta el Mediterráneo, actor fundamental en la constitución de una de las más destacadas empresas del sector, la de Madrid a Zaragoza y Alicante, concesionario de líneas en los más variados rincones del país, Salamanca financió y especuló a lo largo y ancho de la geografía ferroviaria española.

Como Vicepresidente de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, José de Salamanca jugó un papel fundamental en la construcción de la gran arteria ferroviaria a Andalucía, de la que ahora se conmemora su sesquicentenario. Sin embargo, no logró que las vías de su empresa llegaran a su ciudad natal, Málaga, ya que la línea procedente de Córdoba quedó en manos de la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces.

La actividad financiera y especulativa del Marqués de Salamanca no se limitó a los ferrocarriles españoles. Entre sus aventuras internacionales, cabe destacar su participación en la construcción de los primeros ferrocarriles de Portugal y en la constitución de la Companhia Real dos Caminhos de Ferro, directa antecesora de la actual CP que, en nuestros días, sigue gestionando los servicios ferroviarios del vecino país.

Menos conocida y estudiada ha sido su actividad promotora fuera de la península ibérica y, sin embargo, en países como Italia y los Estados Unidos, el Marqués de Salamanca jugó un papel decisivo en la construcción de algunos de sus ferrocarriles más destacados, contando para ello con destacados ingenieros de nuestro país, como es el caso de Adolfo Ibarreta. Sin ir más lejos, en el país trasalpino fue el impulsor de las líneas de Roma a Civitavecchia y a Nápoles, así como la de Ancona a Bolonia.

Por lo que respecta a los Estados Unidos, el Marqués de Salamanca se embarcó en una singular aventura empresarial, al convertirse en el principal impulsor de la Atlantic and Great Western Railroad, establecida a partir de la fusión de tres empresas que, desde 1851, construían uno de los principales ejes ferroviarios Este-Oeste del país. Su objetivo era enlazar la costa atlántica con el río Mississippi, de forma directa y sin ruptura del ancho de vía. Para ello era preciso establecer una nueva vía férrea desde Salamanca, en el estado de Nueva York, hasta Cincinnati, en Ohio. Cabe señalar que la ciudad de Salamanca no recibió este nombre en homenaje a la capital castellano-leonesa, sino en recuerdo a quien financió la construcción del ferrocarril: el Marqués de Salamanca.

El proyecto de unión de la costa atlántica con la cuenca del Mississippi no encontró la esperada acogida en los medios financieros norteamericanos, por lo que sus promotores, liderados por el primer presidente de la compañía, William Reynolds, buscaron los capitales necesarios en los mercados europeos. De este modo, el Atlantic and Great Western Railroad se convirtió en un caso excepcional en el que buena parte de los recursos económicos fueron aportados por el Marqués de Salamanca y otros inversores de su entorno como del Duque de Riansares, segundo esposo de la Reina María Cristina, o el banquero León Lillo, mientras que los carriles y otros materiales siderúrgicos fueron suministrados por empresas británicas. Además, otros personajes vinculados a los orígenes de los ferrocarriles españoles y portugueses, como el británico Samuel Morton Peto, también tomaron parte en esta

Por cierto, en una época en la que el ancho normal de 1.435 mm únicamente representaba el 50% de la red ferroviaria norteamericana, el Atlantic and Great Western Railroadse implantó con un ancho de vía de seis pies… norteamericanos, algo mayores que los seis pies castellanos de la red española, en concreto, 1.828 mm.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada