viernes, 9 de agosto de 2013

EL TROLEBÚS Nº 9

San Sebastián inauguró sus primeros trolebuses Hispano-Suiza el 18 de julio de 1948. Archivo de la Fototeka Kutxa
 
Uno de los sistemas de transporte que más me interesan es el trolebús. Por ello, de vez en cuando cuelo algún tema al respecto en este blog ferroviario. De hecho, como hace algunos meses que no hablo de ellos, hoy dedicaré esta entrada a uno de los coches más singulares de la red de San Sebastián: el Nº 9.
Trolebús Hispano-Suiza Nº 6. Archivo Fototeka Kutxa
 
Cuando a principios de los años cuarenta la Compañía del Tranvía de San Sebastián, obligada por el ayuntamiento de la ciudad, inició la sustitución de sus tranvías por trolebuses, optó por comprar los primeros vehículos a la firma barcelonesa Hispano Suiza. Dotados de equipos eléctricos suministrados por Maquitrans, empresa filial de la compañía de tranvías de la ciudad condal, el prototipo fue carrozado por la propia Hispano-Suiza pero, los restantes 24 coches fueron carrozados por la casa Seida de Bilbao.
Las carrocerías de los trolebuses Hispano-Suiza pronto mostraron sus graves carencias constructivas
 
Ciertamente, estos trolebuses, de "construcción nacional" presentaban numerosas limitaciones técnicas, dadas las carencias de todo tipo que padecía la economía y la industria española de la época. Por ejemplo, sus motores se deshacían literalmente si superaban los cincuenta kilómetros por hora, por lo que su uso en la línea de Rentería pronto quedo vedado, ya que fácilmente alcanzaban esa velocidad en el rápido descenso del alto de Miracruz.
Ante las graves deficiencias de las carrocerías Seida, la mayor parte de los trolebuses BUT fueron carrozados en Zaragoza por Material Móvil y Construcciones. Fotografía del Archivo Histórico de Aragón
 
Más grave aun que sus deficiencias mecánicas eran las de su carrocería, hasta el punto de suspender el carrozado en Seida de la siguiente serie de trolebuses adquiridos por la Compañía del Tranvía de San Sebastián, construidos por la firma inglesa BUT, para ensamblar los últimos ejemplares en los talleres de la aragonesa Material Móvil y Construcciones (antigua Carde y Escoriaza).
Trolebús Hispano-Suiza Nº 9 tras su recarrozado por Irizar
 
A finales de los años cincuenta, con apenas diez años de vida, los trolebuses Hispano-Suiza donostiarras se caían a pedazos, por lo que la Compañía del Tranvía decidió encomendar a la firma Irizar de Ormaiztegi (Gipuzkoa), la construcción de un prototipo de nueva carrocería que, una vez experimentado, podría ser aplicado a los restantes 24 trolebuses.
Detalle de la puerta delantera del trolebús Nº 9, cuya disposición habría facilitado la explotación en régimen de agente único
 
En 1959, la Compañía del Tranvía de San Sebastián entregó a Irizar el trolebús Nº 9, para la construcción de una nueva carrocería. El resultado de la reconstrucción supuso la introducción de una vistosa y elegante carrocería que, además, gracias a un ligero alargamiento del bastidor, permitió instalar la puerta delantera a la altura del conductor, lo que en el futuro podría facilitar su utilización en la modalidad de agente único.
El trolebús Nº 9 en servicio en la línea de Venta-Berri. Fotografía de Juan Bautista Cabrera
 
En principio, los resultados ofrecidos por el trolebús reconstruido fueron muy satisfactorios. Sin embargo, la adquisición de veinticinco trolebuses de dos pisos, de ocasión, en Londres, hizo que ya no fuera necesario reconstruir los Hispano-Suiza y, de hecho, fueron progresivamente retirados del servicio. El último de ellos circuló el 20 de junio de 1963. Algo más se mantuvo el Nº 9 que no sería jubilado hasta diciembre de 1966.
 
Vistas laterales del trolebús Hispano-Suiza Nº 9
 
En todo caso, la intervención sobre el Hispano-Suiza Nº 9 no fue en vano, ya que el satisfactorio resultado de su nueva carrocería hizo que la Compañía del Tranvía decidiese reconstruir sus trolebuses BUT de un piso con carrocerías similares. Sin embargo, no se aprovechó la ocasión para prolongar el bastidor y cambiar de lugar el puesto del conductor, situado a la derecha, dado su origen británico, lo que impidió su uso en régimen de agente único algo que, podría haber facilitado la utilización de este sistema de transporte en la capital guipuzcoana durante más años.
Trolebús BUT recarrozado por Irizar con un diseño similar al Hispano-Suiza Nº 9. Lamentablemente, no se aprovechó la operación para adaptarlos al servicio con agente único. Fotografía de Jean-Henry Manara
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada