jueves, 30 de agosto de 2012

METAMORFOSIS FERROVIARIA

Uno de los casos más singulares de metamorfosis ferroviaria es la del Nº 21 de la Sociedad Explotadora de Ferrocarriles y Tranvías.
Tranvía Nº 20 del ferrocarril de San Sebastián a Hernani, en origen idéntico al coche 21. Archivo Fototeka Kutxa
El 21 vino al mundo como tranvía de viajeros de dos ejes, construido en 1903 para la Compañía del Ferrocarril de San Sebastián a Hernani, empresa que, además de cubrir el trayecto que figuraba en su razón social, también pretendía establecer un servicio parcial, de carácter urbano, desde el centro de la capital guipuzcoana hasta el barrio de Amara. Finalmente, este proyecto fracasó ante la presión de la Compañía del Tranvía de San Sebastián, que estableció su propia línea de tranvías urbanos. En consecuencia, los seis pequeños tranvías de dos ejes adquiridos, apenas tenían utilidad por lo que no es de extrañar que, tres de ellos, fueran vendidos al vecino ferrocarril de San Sebastián a la frontera francesa, el popular "Topo", que los utilizó como pequeños tractores de mercancías.
Coche Nº 21, habilitado como furgón automotor para el servicio de vías y obras. Rentería, 1955. Fotografía de Christian Schnabel
La adquisición, en 1925 y 1930, de dos locomotoras de mayor potencia, pronto relegó a los pequeños tranvías de Hernani a servicios auxiliares y, en consecuencia, el 21 fue utilizado como furgón automotor por el servicio de vías y obras. Sin embargo, en 1960 los responsables técnicos del "Topo" decidieron convertirlo en una pequeña locomotora eléctrica. Para ello, fue dotado de una nueva carrocería construida artesanalmente con madera y chapa pero conservando su truck tranviario original del tipo Brill 21-E.
El 21, transformado en locomotora eléctrica, aunque conservando su truck original de dos ejes. Rentería, 1960. Fotografía de Juan Bautista Cabrera.
No satisfechos con esta operación, poco después el 21 experimentó una nueva transformación: la sustitución de su truck de dos ejes original que fue reemplazado por dos bogies tipo Brill 76-E1 heredados de los antiguos automotores de viajeros del "Topo". Con esta nueva fisonomía transcurrió el resto de su vida activa que concluyó el 5 de mayo de 1978 cuando Feve modificó la tensión de alimentación original del ferrocarril de la frontera, 575 voltios en corriente continua, por el valor que actualmente se mantiene en esta línea centenaria: 1.500 voltios. Poco después, este singular vehículo, que nació como tranvía de viajeros de dos ejes y terminó sus días como locomotora eléctrica de bogies, fue desguazado.
El 21, ya transformado en locomotora eléctrica de bogies, fotografiado en la estación de Rentería. Merece la pena el estudio del singular semipantógrafo diseñado en los talleres del "Topo". Abril de 1973. Fotografía de Josep Miquel Solé

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada