miércoles, 7 de mayo de 2014

GANZ (y II)

Automotor suministrado por Ganz a los Ferrocarriles Vascongados. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

GANZ EN ESPAÑA

Tras el final de la primera guerra mundial y la consiguiente desmembración del imperio Austro-Húngaro, la firma húngara Ganz decidió buscar nuevos mercados con el establecimiento de oficinas comerciales en diversos países europeos. De este modo, a principios de los años veinte creó la sociedad instrumental "Ganz Iberica, Sociedad Anónima Española", con oficina central en la calle Conde de Xiquena, 15 y 17 de Madrid. El objetivo de esta entidad era el de facilitar la penetración de los productos de su casa matriz en el mercado ferroviario español.

Los resultados de esta política industrial y comercial fueron realmente positivos, sobre todo si se tiene en cuenta la política sumamente proteccionista instaurada en aquellos años por el régimen de Primo de Rivera, ya que diversas compañías de ferrocarriles se interesaron por sus productos, dando lugar a pedidos de cierta importancia.   
Locomotora eléctrica Ganz de la Compañía General de los Ferrocarriles Catalanes. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Las locomotoras eléctricas de los Ferrocarriles Catalanes

Los primeros vehículos ferroviarios suministrados por Ganz al mercado español fueron cuatro locomotoras eléctricas, alimentadas a 1.500 voltios en corriente continua, y de vía métrica, para la Compañía General de los Ferrocarriles Catalanes.

Construidas en 1926, la parte mecánica fue realizada en Bélgica por la empresa "Usines de Braine-le-Compte", mientras que el equipo eléctrico fue suministrado por Ganz Electric de Budapest. Locomotoras de tipo Bo-Bo, montaban bogies de tipo Ganz. En Ferrocarriles Catalanes formaron la serie 301 a 304.
Una locomotora eléctrica Ganz maniobra en la estación de Sant Boi. Fotografía de Christian Schnabel. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Prestaron servicio remolcando trenes de viajeros y mercancías en la sección electrificada de San Boi a Barcelona-Plaça Espanya, hasta que a partir de la llegada de los automotores Naval y la prolongación de las electrificaciones de esta compañía en los años sesenta, fueron poco a poco apartadas.

En 1978 se desguazaron las locomotoras 301 a 303, mientras que la 304 fue preservada gracias al celo de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Barcelona. Poco después se procedió a su completa puesta a punto, y desde entonces ha encabezado numerosas circulaciones de carácter histórico de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.
Construcción de los automotores Ganz de los Ferrocarriles Vascongados en la factoría de Budapest. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los automotores eléctricos de los Ferrocarriles Vascongados

El siguiente pedido de Ganz en España también llegaría de un ferrocarril de vía métrica, en este caso los Ferrocarriles Vascongados, cuya línea principal entre Bilbao y San Sebastián se encontraba en proceso de electrificación.

Vascongados adquirió para la tracción de sus trenes de mercancías y composiciones de viajeros más pesadas, diez locomotoras eléctricas construidas por la firma suiza Brown Boveri. En cambio, para los servicios de viajeros ligeros optó por la adquisición de automotores.
Fotografía de un automotor Ganz "corto" de los Ferrocarriles Vascongados. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

En 1927 Ganz ganó el concurso internacional abierto por Vascongados para la construcción de seis automotores de grandes dimensiones, así como de otros cinco más cortos, especialmente preparados para el servicio en la línea de Málzaga a Zumárraga, caracterizada por sus cerradísimas curvas de hasta 60 metros de radio. Los automotores fueron construidos en Budapest por Ganz-Danubius, mientras que los equipos eléctricos fueron suministrados por Ganz Electric.
Cruce de dos automotores Ganz largos en la estación de Euba. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril. 

Los automotores "largos" fueron matriculados en la serie MCD 1 al 6 y contaban con 44 plazas sentadas, furgón y retrete. Los automotores "cortos" formaron la serie MACD 1 al 5 y disponían en sus escasos once metros de longitud, con un departamento de primera clase (seis plazas), otro de tercera (ocho plazas) y furgón.
Automotor Ganz "corto" fotografiado en la factoría de Budapest. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Ambas series iniciaron el servicio en 1929, pero pronto se vio Vascongados en la necesidad de ampliar el parque. Para ello aprovechó tres coches que, en principio habían sido contratados como remolques potencialmente motorizables, para completar este proceso en 1930. Los nuevos automotores eran muy similares a los de la serie MCD 1 a 6, aunque con ligeras variaciones en la carrocería y diferente relación de engranajes a fin de aumentar su potencia. Fueron matriculados en la serie MCD 7 al 9.
Automotor Ganz de la serie MCD 1 a 7. Fotografía de Christian Schnabel. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Todos los automotores estaban en origen pintados de crema y borgoña, contando con magníficos fuelles de intercirculación en los testeros. Tras la guerra civil, los fuelles desaparecieron y fueron pintados de un verde oliva de clara inspiración castrense.
Automotor Ganz de la serie MCD 1 a 6 fotografiado en Zarautz. Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los automotores Ganz de la serie MCD, habituales en la tracción del prestigioso tren "Pullman", prestaron servicio hasta principios de los años ochenta. La puesta en servicio de la serie 3500 de EuskoTren supuso su definitiva jubilación. En la actualidad se conserva en el Museo Vasco del Ferrocarril de Azpeitia el automotor MCD-1 en espera de ser restaurado.
Automotor Ganz "corto" en servicio de maniobras en Bilbao-Atxuri. Fotografía de Xavier Santamaría. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los automotores Ganz "cortos" corrieron peor suerte, ya que en los años cincuenta fueron sustituidos en la línea de Zumárraga por automotores Alsthom adquiridos en Francia de segunda mano. A partir de entonces fueron destinados al servicio de maniobras en Bilbao, Durango y San Sebastián, perdiendo su interiorismo original. Finalmente se retiraron del servicio en 1980. El MACD-3 sobrevivió al soplete al ser preservado para el Museo Vasco del Ferrocarril, institución que lo restauró y puso en orden de marcha, con la colaboración de los talleres de CAF en Irún.
Coche de tercera clase construido por Ganz para los Ferrocarriles Vascongados. Fotografía de Juan Bautista Cabrera. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Ganz completó el pedido de Vascongados con la construcción de ocho coches metálicos de tercera clase y dos furgones.
Automotor Ganz de la Compañía del Norte, fotografiado junto a un TAF de Renfe. Fotografía de Xavier Santamaría. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los automotores diesel Ganz de la Compañía del Norte

La Compañía de Caminos de Hierro del Norte de España adquirió tres cortas series de automotores térmicos de tecnología Ganz.

La primera serie estaba compuesta por dos automotores de dos ejes matriculados como WMD 31 y 32. Fueron construidos por Ganz-Danubius de Budapest en 1934, llegando a la frontera de Irún el 29 de Enero de 1935. Iniciaron el servicio en la línea de Madrid a Ávila, hasta su paso a Renfe en 1941. Posteriormente circularon en la zona de Levante hasta que la masiva puesta en servicio de los ferrobuses motivó su retirada en 1965. 
Automotor construido por Babcock & Wilcox dotado de motores diesel Ganz. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los siguientes vehículos del Norte con tecnología Ganz fueron tres automotores diesel-eléctricos de bogies, construidos por Babcock & Wilcox en 1935. Estos automotores contaban con equipos eléctricos Geathom y motor Diesel Ganz. Formaron la serie WMD 101 a 103. Su resultado no fue el esperado, ya que en un principio estaba previsto que arrastraran un remolque. Renfe los utilizó preferentemente en el Levante, hasta su retirada del servicio en 1974.
Automotor Ganz fotografiado por Trevor Rowe en la estación de Murcia. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril

Finalmente Ganz construyó para la Compañía del Norte seis magníficos automotores de bogies y trasmisión mecánica. Construidos por Ganz-Danubius correspondían al modelo Arpad y llegaron a España en 1937, formando en el Norte la serie WMD 201-206. Renfe los destinó preferentemente a las líneas de Levante, prestando servicio hasta principios de los años setenta. En la actualidad se conserva en el Museo del Ferrocarril de Madrid, en espera de restauración, el coche WMD-204.

Placa de construcción de las unidades 3600 de FEVE-FGV. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi


Las unidades eléctricas 3600 de FEVE-FGV

En 1981 FEVE contrató con Babcock & Wilcox un total de 10 unidades eléctricas, derivadas de la serie 3500, (cuyo equipo eléctrico es muy similar), pero adaptadas a los servicios que debían prestar en el futuro ferrocarril metropolitano de Valencia. Nacía así la serie 3.600, cuya parte mecánica y bogies fue construida bajo licencia de Ganz-Mavag. Probadas inicialmente en las cercanías de Santander, el 10 de diciembre de 1982 iniciaron el servicio en la línea de València a Castellò de la Ribera. A partir del 9 de Octubre de 1988 prestaron servicio a través del ferrocarril metropolitano de València, llegando hasta Lliria y Betera, hasta su prematura retirada del servicio a principios del siglo XXI. 
Primeras pruebas de las unidades 3600 en Valencia. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Estas unidades son, por el momento, la última incursión de este prestigioso constructor magiar en el mercado ferroviario español. 
Cruce de dos unidades 3600 en la estación de Paiporta. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Conclusión

La presencia de Ganz en el mercado ferroviario español se ha concentrado especialmente en el periodo de entreguerras, a excepción de su participación en la serie 3600 de FEVE.

La calidad de sus productos queda contrastada por la extrema longevidad de la mayoría de estos trenes, ya que algunos de ellos han prestado servicio durante más de medio siglo.
Automotor Ganz MACD-3 de los Ferrocarriles Vascongados, restaurado en orden de marcha por el Museo Vasco del Ferrocarril. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Es también de destacar que afortunadamente, se han preservado vehículos de todas las series construidas por Ganz para el mercado español, con excepción de los automotores que suministró Babcock & Wilcox a la Compañía del Norte, conservándose por tanto en el estado español una variada representación del buen hacer de Ganz.

1 comentario:

  1. Estupenda esta esperada segunda entrega de la mitica firma Ganz con un completisimo repaso al material que presto servicio en diversas lineas de nuestra geografia,desde la entrañable locomotora "Patxanga" de FGC,pasando por aquellos peculiares y atractivos automotores diesel de Norte que acabaron sus dias prestando servicio en las lineas de Aguilas-Murcia,las 3600 de via estrecha(ex FEVE,para FVG) que tenian parte de sus componentes de dicha firma,y,como no,mencion especial para aquellos formidables e inolvidables automotores electricos en sus dos versiones construidos para Vascongados.Impagable coleccion de imagenes,el Ganz "corto"de Vascongados maniobrando en Atxuri,la otra imagen formando doble traccion con la Asea de segunda generacion...Y la elegancia del MACD 3 perfectamente restaurado.Una muestra mas de la longevidad del material "clasico"del pasado siglo,que como en otras firmas,Asea,Brown Boberi,ect,no ha hecho sino confirmar el buen hacer "a conciencia"y la calidad de firmas como la protagista de esta magnifica entrada,Ganz,prueba de ello,la extraordinaria sucesion de años en servicio de los vehiculos de su produccion.Enhorabuena,Juanjo,por este magnifico trabajo de recopilacion documental y grafica

    ResponderEliminar