viernes, 18 de octubre de 2013

TROLECAMIONES

Trolecamión BUT de la compañía del Tranvía de San Sebastián a Tolosa. Archivo Histórico de la Diputación General de Aragón

A simple vista, el trolebús parece un sistema destinado en exclusiva al transporte de viajeros. Sin embargo, no siempre ha sido así, ni en nuestro país, ni en el extranjero. En la vecina Francia existieron sistemas de trolecamiones para el servicio en fábricas y canales, mientras que en Italia se establecieron líneas de trolecamiones como la del Stelvio que, con 46 kilómetros de longitud, se empleó en las obras de construcción de diversas centrales hidroeléctricas.
Troletractor para servicios industriales construido por la firma francesa Vetra. Archivo de Georges Muller

Aunque en España no fueron comunes los trolecamiones, algunas redes de trolebuses también recurrieron a estos vehículos para reforzar su negocio con el transporte de mercancías. Incluso el que probablemente sea el primer predecesor de este medio de transporte en nuestro país, el Electrovía del Bidasoa, que enlazó Vera de Bidasoa con Behobia, entre 1908 y 1916, se diseñó exclusivamente para el transporte de carga.
Imagen del curioso Electrovía del Bidasoa, probablemente, el primer antecedente del trolebús en nuestro país y destinado exclusivamente al transporte de mercancías. Archivo de Pedro Pérez Amuchastegui

Tres fueron las compañías que en España emplearon trolecamiones: la línea de La Coruña a Carballo, la de Reus a Tarragona y la de San Sebastián a Tolosa.
Troletractor utilizado en el trolebús de La Coruña a Carballo

El trolebús de La Coruña a Carballo fue la línea de este sistema de transporte de mayor longitud en España. Inaugurada el 23 de febrero de 1950, el recorrido total de este servicio era de 34 kilómetros y, además de viajeros, también atendía la demanda de mercancías de la comarca. Para ello adquirió a la firma alemana MAN un trolecamión y dos troletractores, dotados de equipos de tracción de la firma germana AEG.
Vista de la central del trolebús de La Coruña a Carballo, donde se aprecia a la derecha de la imagen uno de los trolecamiones. Asimismo, se puede observar que el trolebús de viajeros dispone de un remolque para el transporte de mercancías

Por su parte, la empresa Filovías Interurbanas de Reus a Tarragona y Extensiones, S.A. (Firtesa), contaba con dos trolecamiones construidos por la firma francesa Vetra que, además, podían arrastrar remolques de viajeros, con lo que se podía ofrecer un servicio mixto para viajeros y mercancías. Como la demanda de carga no fue la esperada, estos vehículos pronto fueron recarrozados como trolebuses convencionales para el transporte de pasajeros.
Un trolecamión Vetra de Firtesa, dotado de remolque para el transporte de viajeros. Archivo de Jordi Ibáñez Puente

Por último, la Compañía del Tranvía de San Sebastián a Tolosa adquirió tres trolecamiones de la firma británica BUT, carrozados en Zaragoza por Material Móvil y Construcciones, destinados al transporte de piedra desde las canteras de Bazkardo, cerca de Andoain, hasta la factoría de Cementos Rezola en Añorga (San Sebastián).
Trolecamión BUT del tranvía de San Sebastián a Tolosa, fotografiado en las instalaciones zaragozanas de Material Móvil y Construcciones. Archivo de la Diputación General de Aragón

Trolecamión Nº 1 de la línea de Tolosa, fotografiado en Lasarte por Trevor Rowe


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada