lunes, 20 de abril de 2015

GUADIX

Vista de la estación de Guadix. 28 de marzo de 2015. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Durante el último fin de semana de marzo, a petición del Ayuntamiento de Guadix (Granada) y la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, acudí a la capital accitana para colaborar en el encendido y revisión de la locomotora de vapor 140-2054 que se conserva en esta ciudad.
Fachada principal de la estación de Guadix. Año 2000. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Guadix es una importante localidad granadina, capital de la comarca accitana, que en la actualidad cuenta con cerca de 19.000 habitantes. De su rica historia queda el testimonio de un importante patrimonio cultural entre el que, sin duda, destaca la imponente silueta de su catedral. 
Fachada de servicio de la estación de Guadix. Año 2000. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

A lo largo de la historia, Guadix se ha convertido en un importante núcleo de comunicaciones, al estar situada en la encrucijada de las rutas históricas que comunicaban el interior peninsular con el puerto de Almería y con las vías que enlazan Granada con Murcia. De este modo, desde que a mediados del siglo XIX se iniciara la construcción de la red ferroviaria española, fueron numerosos los proyectos para implantar este medio de transporte en la capital accitana, aunque el nuevo medio de transporte llegó con notable retraso a la región. En concreto, el primer servicio ferroviario se estableció el 26 de julio de 1895, fecha en que entró en servicio la sección de Guadix a Almería. El 22 de octubre de 1896 la vía se amplió hasta Moreda y el 15 de marzo de 1899 se finalizó la construcción del ferrocarril de Linares a Almería, explotado por la Compañía de los Ferrocarriles del Sur de España.
Primitivo reloj Paul Garnier de la estación de Guadix. Año 2000. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

La estación de Guadix se encuentra en el punto kilométrico 151,1 del ferrocarril de Linares a Almería, a 931 metros de altitud sobre el nivel del mar y a cierta distancia del casco histórico de la localidad, hecho que, con el paso del tiempo, generó el desarrollo de un pequeño núcleo de población que, en la actualidad, tiene categoría de pedanía. Sus instalaciones ferroviarias pronto se vieron ampliadas, al convertirse en un importante nudo ferroviario tras la inauguración del ferrocarril de Baza a Guadix, el 15 de marzo de 1907, línea con la que se completaba la conexión ferroviaria entre Granada y la costa levantina. 
Bombardeo de la estación de Guadix durante la Guerra Civil. Fotografía de Rino Zitelli

Tras convertirse en nudo ferroviario, la estación de Guadix experimentó un notable incremento de su actividad, lo que trajo consigo la implantación de un importante depósito de locomotoras. Asimismo, la facilidad de transporte atrajo a diversas industrias, siendo las más destacadas la fábrica azucarera de San Torcuato, inaugurada el 16 de julio de 1901 y la fábrica de harinas de los señores Gómez Mateos, que inició su actividad en 1933.
Bombardeo de la estación de Guadix por la aviación fascista italiana. Fotografía de Rino Zitelli

La Guerra Civil tuvo especial repercusión en la estación de Guadix. La rápida reacción de los ferroviarios, apoyados poco después por los mineros del Marquesado, resultó fundamental para impedir el triunfo de la sublevación militar en la ciudad y, de hecho, durante todo el conflicto la capital accitana se mantuvo leal a la República. En contrapartida, y dada su importancia estratégica en la red de comunicaciones de la región, la estación pronto se convirtió en uno de los objetivos prioritarios de la aviación fascista. Los primeros bombardeos tuvieron lugar a comienzos del mes de agosto de 1936, lo que obligó a construir, junto al edificio de viajeros, un refugio antiaéreo que todavía se conserva. Finalizado el conflicto, los franquistas desataron sus ansias de venganza, siendo muchos los ferroviarios víctimas de su inquina.
Vista de la estación de Guadix. A la izquierda se aprecia la estructura del refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil. Fotografía de Manuel Khortés

A partir de 1965, el depósito de Guadix experimentó una notable transformación, al pasar de la tracción vapor a la diésel. Sin embargo, el cambio más importante que experimentó la estación accitana fue la clausura del ferrocarril a Baza (y su prolongación a Murcia) que tuvo lugar el 31 de diciembre de 1984. Este hecho supuso la clausura del depósito de tracción y el inicio de una larga agonía que todavía se mantiene. En la actualidad, apenas dos trenes Talgo de Madrid a Almería y tres trenes regionales en cada sentido atienden los andenes de la antaño activa estación de Guadix.

Locomotora 140-2053, antigua 4105 del Sur de España, primera de las construidas por Babcock & Wilcox en 1928. Fotografía de Trevor Rowe

La locomotora 140-2054

Como se ha señalado, en la actualidad se conserva en Guadix la locomotora de vapor 140-2054 de Renfe. El origen de esta máquina se remonta a un pedido de cinco unidades encomendado por la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces, empresa que desde 1916 explotaba por convenio las líneas del Sur de España, a la firma británica North British. Se trataba del primer modelo de locomotora 140 de la empresa andaluza que, suministrado en 1918, fue matriculado en la serie 451 a 455.
Una de las locomotoras suministradas por Baldwin a los Ferrocarriles Andaluces. Pese a su origen norteamericano, su estética evidencia la inspiración británica de las primeras North British de esta empresa ferroviaria. Fotografía de Trevor Rowe

El buen resultado de las locomotoras británicas impulsó a Andaluces a adquirir más unidades del mismo tipo pero, ante la difícil coyuntura que vivía la industria británica tras el final de la Primera Guerra Mundial, el pedido fue finalmente encomendado a la firma norteamericana Baldwin. Sin embargo, pese a su origen, las unidades construidas en Estados Unidos mantenían numerosos elementos propios de sus antecesoras británicas, como el bastidor de largueros de chapa, el elegante chapitel que remataba sus chimeneas o el hogar Belpaire de cielo plano. El pedido, de quince locomotoras, matriculadas del 461 al 475, fue entregado en 1921.
Fotografía de fábrica de la serie 4105-4119 de la Compañía del Sur de España. Archivo del Museo Vasco del Ferrocarril

Las ayudas estatales del Estatuto Ferroviario impulsado por el gobierno del dictador Primo de Rivera facilitó la adquisición de nuevas locomotoras, inspiradas en el modelo original de North British pero construidas en nuestro país. En consecuencia, Andaluces adquirió un grupo de 35 nuevas locomotoras, veinte para sus propias líneas y otras quince para las de Sur de España, cuya fabricación se encomendó a las empresas vascas Euskalduna y Babcock & Wilcox. En concreto, las de Sur de España fueron suministradas por esta última empresa bilbaína en 1928 y fueron matriculadas del 4105 al 4119. En concreto, la que ahora se conserva en Guadix recibió el número 4106.
Locomotora 140-2054 fotografíada en la estación de Guadix en 1985. Fotografía de Martin Dieterich

Aunque la mayor parte de estas locomotoras fueron desguazadas tras el final de la tracción vapor en Andalucía, en los años sesenta, dos de ellas han sobrevivido hasta nuestros días: la 140-2044, construida por Euskalduna para Andaluces y preservada en el Museo del Ferrocarril de Delicias y la 4106 de Sur de España, rematriculada por Renfe como 140-2054, ésta última gracias a que el auge de los spaghetti western en los años sesenta le otorgó un sinnúmero de papeles protagonistas en aquellas películas.
Locomotora 140-2054 en cabeza del tren conmemorativo del sesquicentenario del ferrocarril entre Miranda de Ebro y Alsasua. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

En el año 2001, la 140-2054 fue completamente restaurada y puesta nuevamente en servicio en los talleres de ARMF de Lleida. Más tarde, tras la firma de un convenio con el CEHFE, esta locomotora ha sido utilizada en cabeza de diversas circulaciones como el Tren de la Fresa o el sesquicentenario del ferrocarril entre Miranda de Ebro y Alsasua. A principios del pasado año la máquina retornó a Guadix, donde espera que se consolide algún proyecto que permita su regular puesta en marcha. Ante la experiencia de otras iniciativas similares en España (Azpeitia, Arganda, Utrillas) o la propia Andalucía (Río Tinto), en un entorno privilegiado, próximo a las playas del Mediterráneo, la imponente Sierra Nevada o recursos turísticos de categoría mundial como la Alhambra de Granada, no cabe duda que la creación de un museo ferroviario en las instalaciones del abandonado depósito de Guadix y la implantación de un tren turístico hacia Moreda o La Calahorra, sería un éxito que podría atraer a la capital accitana más de 50.000 turistas al año. Evidentemente, es necesaria una notable inversión para recuperar este antiguo equipamiento y las colecciones que deberían conformar el museo pero, sin duda, sería una inversión rentable que rápidamente repercutiría en el tejido económico de la ciudad. Pero, además, de los recursos económicos precisos, probablemente menores de los que a simple vista se podría suponer, es necesaria la firme voluntad de todas las instituciones que deberían implicarse en el proyecto: Ayuntamiento, Diputación, Junta de Andalucía, Adif, Renfe y la Fundación de los Ferrocarriles Españoles. 
Locomotora 140-2054 durante las pruebas realizadas el 28 de marzo de 2015. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

11 comentarios:

  1. Magnífico reportaje Juanjo, como siempre gracias.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo, Juanjo. Guadix reúne condiciones para ser centro de interpretación (muy de moda ahora) del ferrocarril en esta zona. Conectar la historia de los Ferrocarriles Andaluces con la minoría. Y con la 'Baldwin' al frente, este proyecto tendría garantizado el éxito. Animo a las instituciones a que se mojen en jn plan viable para Guadix y la 'Baldwin'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con lo que expones pero, un ruego: no utilices el nombre de "Baldwin" para denominar a esta locomotora. Es un grave error que se repite una y otra vez cuando, en realidad, esta locomotora nada tiene que ver con la reputada firma norteamericana. Como he señalado, la 140-2054 fue construida en Bilbao por la Babcock & Wilcox y, aunque Baldwin también construyó locomotoras de este tipo, tanto las vascas como las americanas derivan, a su vez, de un modelo británico diseñado y construido por North British para los Ferrocarriles Andaluces. Es decir, es una locomotora de construcción vasca y ascendencia escocesa, no americana

      Eliminar
  3. Siempre he defendido que había que llamar a la locomotora como Babwil, o sea, como un acrónimo formado por las sílabas iniciales de Babcock & Wilcox, que fue la empresa que la construyó, aunque he visto escrito hasta la saciedad el nombre de "Baldwin" que no sé de dónde sale, ni por qué arte se coló en la historia de nuestra locomotora.
    Ahora, al ver tus palabras, esperaba que nos aclararas un poco qué nombre se debería utilizar con ella, cosa que no ha ocurrido y de la que me gustaría saber tu opinión.
    Últimamente, desde hace unos cuantos años, también se la suele denominar "la Guadix", nombre que en todo caso estaría más en consonancia con la locomotora por razones más que obvias.
    En cualquier caso y como te decía, me gustaría saber tu opinión con respecto al nombre que se le debería dar a la locomotora.
    ¡Ah! y muy buen artículo y muy buena labor de investigación para localizar esas fotos tan impresionantes del bombardeo de la Estación de Guadix durante nuestra fratricida guerra.
    Muchas gracias de antemano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elpimo, no es sencilla la respuesta a tu cuestión. Lo cierto es que Babcock & Wilcox es un nombre bastante complicado para nuestra pronunciación aunque, no he conocido ferroviarios que utilizasen el acrónimo Badwil, tampoco sencillo para nuestra pronunciación. Por aquí ha sido común llamarlas las "Balco" o las "Balco Bilco"... En todo caso, dada la vinculación de la 140-2054 con Guadix, el hecho que haya sido su ayuntamiento (por tanto, los accitanos), los que sufragasen su restauración y puesta en marcha, me parecería perfecto que pudiera ser bautizada con el nombre de esta ciudad. En el fondo, bautizar a las locomotoras con topónimos, fue una práctica muy habitual en las antiguas compañías ferroviarias.

      Eliminar
    2. Gracias a Juanjo Olaizola por el gran reportaje y las excelentes fotografías de este mítico enclave ferroviario y cuna del que suscribe, que es Guadix, Guadix por su historia, su gente y su pasado ferroviario, se lo merecen. Pero ese ensalzamiento y esa pasión que pone Olaizola en contarlo, también tienen su mérito, por lo que no me queda otra salida que admiración y agradecimiento, tanto a Guadix como a Olaizola.

      Eliminar
  4. Gracias por este gran reportaje. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Como se nota tu cultura ferroviaria, te felicito Juanjo, soy gran seguidor de tu obra.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Mi padre fué mecánico de las "Baldwin" o "Guadix" durante muchos años en el depósito de Guadix.
    A principios de los 70 llegó incluso a poner en funcionamiento a "La Izarra" en su actual emplazamiento en Bilbao Abando.
    Era un enamorado de su profesión y de las locomotora de vapor.
    Os dejo un enlace con la maqueta que hizo a mano tras jubilarse.

    http://www.foro-ciudad.com/granada/guadix/fotos/25622-baldwin-de-guadix.html

    Un gran articulo.
    A.J. Olivencia

    ResponderEliminar
  7. Guadix,mitico y legendario enclave,con una ajetreada historia tras de si.Simplemente enhorabuena por el gran repaso a su biografia y por supuesto por el encendido y demas labores y pruebas de esa magnifica pieza

    ResponderEliminar
  8. Excelente reportaje.
    ¡Enhorabuena!

    Sólo un detalle: al guardar las imágenes del bombardeo, éstas aparecen identificadas como pertenecientes al bombardeo de la estación de Durango.

    "Googleando" un poco, localizo otras imágenes del mismo autor identificadas como correspondientes al bombardeo de Guadix y pertenecientes, si no entiendo mal, al archivo de Juanjo Olaizola.

    http://www.borgato.be/Guerra%20di%20Rino/html/bombardeos_iii.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar