jueves, 13 de enero de 2022

LAS ELECTRIFICACIONES A 1.500 VOLTIOS EN LA VÍA ANCHA ESPAÑOLA (IV)

 

Unidad 441-003 de Renfe, recién construida en los talleres de CAF en Zaragoza. Archivo Euskotren/Museo Vasco del Ferrocarril

Los últimos trenes a 1.500 voltios

Las líneas de vía ancha españolas electrificadas a 1.500 voltios fueron recorridas por hasta siete modelos de locomotoras y cinco series de automotores y unidades eléctricas, a las que se podrían sumar otras dos de locomotoras bitensión y otras tantas de unidades también aptas para trabajar a 1.500 y 3.000 voltios. De todo este material, el de historia más curiosa fue el más moderno de todos ellos, la serie 441, ya que fue construida en una fecha tan tardía como 1978, cuando los 1.500 voltios se encontraban en plena regresión en todo el país.

El origen de estos trenes ni siquiera se encuentra en Renfe, sino en su hermana pequeña; la antigua Feve. Esta empresa pública operaba desde los años treinta un pequeño ferrocarril de vía estrecha que comunicaba Madrid con Almorox. En los años sesenta esta línea experimentó varias amputaciones en su trazado, pero el Ministerio de Obras Públicas consideró que el tramo inicial podía ser transformado en un moderno suburbano. En consecuencia, en 1971 se iniciaron las obras para su completa modernización, con instalación de doble vía y electrificación de todo el trayecto comprendido entre Aluche y Móstoles, que sería alimentada a 1.500 voltios en corriente continua. Además, se modificaría el ancho de vía al internacional.

Las unidades de la serie 441 se exploraron habitualmente en doble composición. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

En 1972 Feve contrató con CAF la construcción de nueve trenes en composición de coche motor y remolque con cabina, con ancho de vía internacional, tensión de alimentación a 1.500 voltios y diseñadas para trabajar con andenes altos, similares a los de un metropolitano, con el fin de facilitar el acceso de los viajeros eliminando cualquier tipo de barrera. Sin embargo, cuando la construcción de estas unidades se encontraba muy adelantada, el Ministerio de Obras Públicas decidió implantar en la línea de Aluche a Móstoles el ancho de vía convencional y electrificarla a la tensión de 3.000 voltios, para facilitar su futura integración en los servicios de cercanías de Renfe en la capital de España.

Como consecuencia de la nueva decisión ministerial, los trabajos de construcción de los nuevos trenes quedaron paralizados durante años hasta que, finalmente, fueron adquiridos por Renfe en 1976. De inmediato, se procedió a modificar sus bogies para adaptarlos al ancho de vía convencional español, y la empresa estatal las destinó a sus líneas de cercanías de Bilbao a Portugalete y Triano, las únicas de su red alimentadas a 1.500 voltios y dotadas de andenes elevados, donde comenzaron a prestar servicio a inicios de 1979.

Las unidades de la serie 4412 solamente operaron en las líneas de Bilbao a Portugalete y Triano. Estación de Trapagaran. Fotografía de Juanjo Olaizola Elordi

Las vida activa de las unidades de la serie 441 fue relativamente breve, ya que el cambio de tensión en las líneas de Bilbao a Portugalete y Triano en 1991 provocó su prematura retirada, cuando apenas contaban con doce años de servicio. Aunque se llegó a valorar la transformación de sus equipos de tracción, para que pudieran trabajar a 3.000 voltios, e incluso su venta a la línea de Lisboa a Cascais de los ferrocarriles portugueses, también equipados con andenes altos y electrificados a 1.500 voltios, finalmente se optó por su desguace.


 

2 comentarios:

  1. Es curioso que se desguazaran con tan pocos años teniendo la posibilidad de venderlos y amorizarlos un poco más.

    ResponderEliminar
  2. Me hubiese encantado que la explotase Metro de Madrid....

    ResponderEliminar